Medicamentos gratis del PAMI: advierten que solo se conseguirán con receta electrónica

0
202

  • 2020-03-11

Los afiliados deberán actualizar sus datos. Para eso, la obra social de los jubilados convocará en los próximos días a un reempadronamiento.

Tras el anuncio realizado este martes por el presidente Alberto Fernández, este miércoles entrará en vigencia el Nuevo Vademécum de medicamentos esenciales gratuitos para los afiliados al PAMI. Es un listado, se anunció, pensado para cubrir el tratamiento adecuado y gratis de las patologías frecuentes en las personas mayores de 60 años.

Son 170 principios activos —de 3.600 marcas— incluidos en la lista en base a recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Confederación de Médicos de la Argentina, y a datos de los propios afiliados del PAMI, informó esa entidad.

Desde remedios para el Alzheimer, hasta los indicados en las complicaciones por la menopausia, los que figuren en la lista tendrán el 100 por ciento de cobertura.

La confección de una nueva lista —el nombre oficial del programa es «Vivir Mejor»— había sido anunciada en febrero.

Una de las novedades más destacadas de la iniciativa es la forma en la funcionará la prescripción de los medicamentos: todo será a través de recetas electrónicas.

¿Qué cambia con la receta electrónica?


Para acceder a los medicamentos esenciales gratuitos, las recetas deberán ser las electrónicas. Sin embargo, durante la transición del viejo sistema de medicamentos gratuitos al actual, serán válidas las recetas tradicionales emitidas antes de la entrada en vigencia del nuevo mecanismo.

A la vez, seguirá vigente el tope de dos cajas o envases por mes del mismo principio activo.

A partir de ahora, los médicos deberán prescribir consignando primero un diagnóstico y luego los principios activos correspondientes. Los medicamentos que no estén incluidos en el Nuevo Vademécum PAMI mantendrán la cobertura vigente.

¿Cómo se accede al medicamento?

Las personas afiliadas deberán presentarse directamente en la farmacia con DNI, la credencial y la receta electrónica, que le habrá entregado impresa su médico.

En su sitio web, PAMI señaló que «las personas afiliadas deberán actualizar sus datos para garantizar el control y la transparencia en la dispensa de los medicamentos. PAMI convocará en los próximos días a las personas afiliadas para llevar adelante este reempadronamiento».

«Esta medida implica también un incremento del salario indirecto, ya que según cálculos realizados por el PAMI, los jubilados que perciben el haber mínimo destinaban hasta ahora el 30% de sus ingresos a la compra de medicamentos. A diferencia de lo ocurrido en la gestión anterior, la medida es universal, porque no se aplica restricción patrimonial a ninguno de los afiliados al PAMI. La única limitante es que la medicación figure dentro del vademécum», dijeron a Clarín desde PAMI.

Si bien Eugenio Semino, al frente de La Defensoría de la Tercera Edad, considera que esta medida «es buena», aclara que la cobertura de los medicamentos no es lo único necesario para resolver «los problemas del sistema de PAMI».

«Hay que ver cómo se implementa. En geriatría pasa que muchos se automedican. Llegan tomando diez remedios, no uno solo, es literal. Además, los médicos son ‘taxi-médicos’, salen de un lado, van a otro consultorio. Ni miran las caras de los pacientes. Muchas personas de la tercera edad conocen más a los secretarios de los médicos que a los médicos. Esperemos que [el nuevo sistema] realmente frene esto», dice quien también es gerontólogo.

Otro punto que cuestiona Semino es la relación entre el nuevo vademécum y los ingresos de jubilados y pensionados. «No es real lo que dicen del incremento del 30% de sus ingresos por no gastar en remedios. Una cosa es el salario, otra cosa el medicamento, sino ¿El que va a estar beneficiado es el que se enferma? Esto contradice los principios de la gerontología: nosotros trabajamos para una vejez saludable», cierra.