MEDITACIÓN DEL EVANGELIO

0
285

EVANGELIO DEL DÍA🌷🍃

Lucas (12,1-7):

En aquel tiempo, miles y miles de personas se agolpaban hasta pisarse unos a otros. Jesús empezó a hablar, dirigiéndose primero a sus discípulos:
«Cuidado con la levadura de los fariseos, o sea, con su hipocresía. Nada hay cubierto que no llegue a descubrirse, nada hay escondido que no llegue a saberse. Por eso, lo que digáis de noche se repetirá a pleno día, y lo que digáis al oído en el sótano se pregonará desde la azotea. A vosotros os digo, amigos míos: no tengáis miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden hacer más. Os voy a decir a quién tenéis que temer: temed al que tiene poder para matar y después echar al infierno. A éste tenéis que temer, os lo digo yo. ¿No se venden cinco gorriones por dos cuartos? Pues ni de uno solo se olvida Dios. Hasta los pelos de vuestra cabeza están contados. Por lo tanto, no tengáis miedo: no hay comparación entre vosotros y los gorriones.»

MEDITACIÓN DEL EVANGELIO 🌷

Lc. 12,1-7:

🍃🌷No teman.

1) Cuídense:

Es que lamentablemente te tengo que decir que tenés que cuidarte de todos, incluso de los que trabajamos en las cosas de Dios, porque la envidia y el poderío nos matan. Es cuidarse de la hipocresía, pero también es cuidarte de que vos no caigas en esa hipocresía en donde te llegas a convertir en más papista que el papa o haces que la Iglesia sea para algunos. Hoy, tenés que cuidarte de aquellos que usan incluso a Dios para herir. Vos no caigas en ese fariseísmo.

2) Nada oculto:

Es necesario ser transparente en la vida. Dios te pide ser transparente para llevarlo a Él. Nosotros no somos una legión oculta, ni tampoco personas que viven entre secretos. Decimos y vivimos en la Verdad y somos libres. Si querés ser libre, aprende a vivir en la Verdad.

3) Vos vales:

Las humillaciones nos llevan a tan gran golpe que creemos que somos nada. Somos hijos de Dios y sos valioso, pero tu hermano también es valioso. Vos vales y tus hermanos valen. Nadie es más que nadie. Todos somos hijos amados. Por eso, no humilles a nadie. Aprender a valorar es nuestra tarea. A seguir y valorar. Qué te parece si hoy rezas el rosario por alguien que humillaste o te humilló en tu vida. ¡Vamos, por un rosario más, súmate!