sábado, julio 20

Milagro: turista resistió siete días en una senda del cerro de la Virgen

0
311

Oscar Castro, de 76 años, fue hallado ayer en la tarde, apenas con vida.Una semana estuvo solo, recostado bajo el manto protector de la vegetación.

Milagro: turista resistió siete días en una senda del cerro de la Virgen

El grupo de rescate liderado por una sargento y por la perra India. Pablo Yapura

En la tarde de ayer, un grupo de rescate de la Policía de la Provincia junto a baquianos, rescatistas y el can entrenado en búsqueda de personas lograron dar con el turista Oscar Castro, quien se encontraba desaparecido desde el martes 14 de diciembre, cuando contestó su celular desde el santuario de la Virgen del Cerro, a las 22, informando a sus familiares que se encontraba solo y con problemas para desplazarse.

Desde entonces cientos de rescatistas, policías, bomberos y baquianos, en tres turnos, recorrieron rastrillando las laderas del cerro de la Virgen durante seis días sin resultado alguno.

Ayer, un grupo comandado por una sargento, con la perra India como rastreadora de personas con vida logró hallar al anciano turista a un costado de una empinada senda, que desemboca en el parque de un barrio privado ubicado en las alturas de Tres Cerritos llamado «Portal del Cerro».

El hallazgo fue catalogado como «milagro» por todos los rescatistas minutos después de bajar a pulso a Oscar Castro. Señalaron que fue una concatenación de hechos que llevaron al grupo directamente hacia la persona buscada, que se hallaba recostada sobre la maleza, cubierta por el follaje natural del cerro, a más de un kilómetro de distancia desde el punto desde donde se comunicó siete días antes.

Los rescatistas relataron que no iban a salir porque la lluvia en la noche se había hecho sentir. Las probabilidades de seguir el rastro en esas condiciones no eran las mejores, pero decidieron salir y a las pocas horas dieron con la senda o picada, muy alejada del santuario y al descender por ella la perra India lo halló.

Estaba muy deshidratado y con hipotermia, relataron, pero milagrosamente con vida.

Desde ese mismo momento se diagramó el rescate para bajarlo hasta el barrio privado y desde allí en código rojo hasta el hospital San Bernardo donde se dijo, recobró el conocimiento.

Un final feliz para el septuagenario hombre que -lesionado en sus pies por padecimiento crónicos- resistió en soledad la intemperie, el hambre, la sed, el calor y la lluvia incesantes durante siete días, sin conocer la zona, porque vive en Buenos Aires.

La historia, que es la de cualquier peregrino que llega a la Virgen del Cerro a pedirle por sus secretos padecimientos, se convierte en una muestra cabal de un acto de fe, bendecido.

De acuerdo a lo señalado por los rescatistas, a las 17.21, la perra India halló al hombre recostado en la ladera este del cerro.

Oscar Castro tiene 76 años y tal vez inició el descenso el mismo martes en horas de la noche, guiado por las luces de la ciudad. Al momento de su hallazgo con vida, vestía la remera del club San Lorenzo, pantalón vaquero celeste y llevaba una gorra gris.

La historia que escribió su peregrinar por la espesura del bosque de esa serranía, aún no fue cuantificada. Por su edad, sus condiciones físicas y el tiempo transcurrido, no cabe otra palabra que milagro.

“Ángeles lo hallaron”

Lágrimas, emoción y todas las sensaciones juntas. Eso es lo que genera escucharla a Carolina Cruz, la hija de Oscar. “Mi papá es el único que sabe lo que pasó arriba. Esto es un milagro”, dijo la mujer a los periodistas que se acercaron a la base del cerro.
La mujer, agradecida con los rescatistas, se refirió a ellos como ángeles. “Los chicos del equipo de búsqueda eran ángeles, que tenían muchas ganas de encontrar ami papá”, expresó con mucho llanto.