Miles de estafados en Salta están lejos de recuperar los fondos invertidos

0
77

 

La fiscal Salinas Odorisio avanza en las investigaciones, pero admite “que una condena no devuelve dinero a los inversores”. La magistrada se refirió a cada uno de los casos más resonantes en la provincia. Dijo que la más grave es Ríos y Asociados, que perjudicó a ahorristas por $ 2.000 millones. 

La gente enardecida protesta por la supuesta estafa cometida por Saulo Capitales.

La fiscal penal de la Unidad de Delitos Económicos Complejos Ana Salinas, en diálogo con El Tribuno, manifestó ayer que la fiscalía a su cargo está investigando pormenorizadamente todos los casos de estafas que se vienen sucediendo en la provincia, algunos de ellos de gran resonancia pública.

Al respecto, y saliendo al cruce de lo vertido por algunos medios luego de una protesta de damnificados de la financiera Saulo Capitales, dijo que todo lo investigado acerca de esta financiera fue trasladado a jurisdicción de la Justicia Federal, ya que tras el análisis de unos 450 contratos celebrados por inversores privados con la firma de marras se desprende por dictamen del Banco Central de la República Argentina y la Comisión de Valores, que investigan por cuerda separada a esta firma, que la jurisdicción que le corresponde es la federal.

Eso es por estar operando sin autorización de la autoridad monetaria del país para captar ahorros públicos para ser invertidos en fondos de comercio y, a la vez, funcionar como una financiera informal e ilegal.

La Justicia provincial entiende que el fuero donde se producen delitos punibles es ese, el federal. «En consecuencia, hemos trasladado la investigación hacia esa jurisdicción», dijo.

Luego aclaró que, tras más de 450 contratos, «se corroboró la existencia de los fondos de comercio, los que están operando legalmente en estos momentos, por lo que no tenemos imputados ni detenidos, pero sí decenas de expedientes donde están delimitadas las responsabilidades de los propietarios de esta SRL».

La financiera Ríos y Asociados, según la fiscal Ana Salinas, hizo estragos en el sur de la provincia, donde existen muchísimos estafados, sobre todo en la ciudad de San José de Metán.

Entendemos que este caso no es una estafa piramidal, creemos que la gente damnificada quiso retirar masivamente sus fondos que estaban invertidos en distintos proyectos económicos y eso provocó algo así como una corrida sobre una financiera que estaba actuando de manera informal.

Quizá estén mal asesorados, porque la Unidad de Delitos Económicos Complejos investiga penalmente a los responsables pero no puede devolver sus inversiones.

«Aún así, buscamos dónde puede estar el dinero colectado para su secuestro y resguardo, pero la devolución va por otra cuerda», graficó.

Sobre el caso de Leonardo Cositorto, cuya maniobra en distintas provincias dejó miles de damnificados, precisó que sí hay detenidos. Está el líder de Generación Zoe tras las rejas, al igual que los principales referentes de sus negocios. También pesan sobre varias personas pedidos de detención, ya que las mismas se encuentran en calidad de prófugos.

En ese caso, en la provincia de Córdoba la Justicia logró hallar y secuestrar mucho dinero, pero el grueso de la masa de divisas invertido por miles de personas desapareció, no está en los bancos, no está en billeteras virtuales, tampoco en monedas digitales, ya que se comprobó que lo que asegura el detenido Cositorto no es cierto, no invertía en ese tipo de monedas.

«Hay que aclarar que aun si la justicia hallara esas billeteras virtuales o las monedas digitales, ¿cómo podría hacer para que esos dineros puedan ser repatriados?, es un vacío legal explotado por este tipo de estafadores», sentenció.

Luego, a modo informativo, aseguró que los montos de pena establecidos por nuestro código en el caso del delito de estafa van desde un mes de prisión a los seis años, por lo que a los fiscales se les hace imposible mantener detenidas a estas personas, ya que el juez de Garantías, en algún momento del proceso, les otorgará la libertad.

Luego habló sobre otro de los casos emblemáticos, el de la financiera Ríos y Asociados, donde hay al menos 1.500 contratos denunciados y alrededor de 4.000 inversores. «El tema es mucho más grave, ya que esa asociación era ilícita desde todo punto de vista. Nada ahí es real. Se usó por ejemplo un cuil ajeno, el nombre de un apoderado legal que estaba fallecido y de esa manera constituyeron una financiera que no tiene responsables visibles, solo el plantel de personas que hacían posible su funcionamiento», dijo.

ef=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Feltribuno%2Fvideos%2F406311601469326%2F&show_text=0&width=560″ width=»560″ height=»315″>

En ese caso hay quince personas imputadas, entre ellas cinco detenidas y otras cuatro que fueron acusadas en estas últimas horas. «Con la figura de la asociación ilícita podemos mantenerlas aún detenidas», añadió Salinas Odorisio.

Allí la estafa ronda los 2.000 millones de pesos. «No pudimos hallar hasta el momento, a pesar de que logramos secuestrar una cantidad de activos, entre dinero y otros bienes. Ese dinero nunca entró al sistema financiero formal, es decir que en alguna parte está y esa es una materia pendiente, pero les aseguramos a los ciudadanos que buscamos afanosamente hallar esos fondos», enfatizó.

Luego, la fiscal dijo que los damnificados deben asesorarse y demandar civilmente a los responsables, para poder en algún tiempo recuperar sus bienes.

Para finalizar, dijo que el delito de estafa y, sobre todo, las estafas informáticas son el pan de cada día.

Deslizó que están investigando a otra financiera en esta capital, que ya tiene a una persona imputada por el delito de estafa.

Fuga de divisas

Los damnificados que dejaron las financieras truchas y las estafas piramidales se cuentan de a miles.
La mayoría de los supuestos inversores al ver su capital en riesgo o perdido recurren a la Justicia penal para intentar que la misma les posibilite su recupero.
Lamentablemente en ese fuero solo pueden conseguir la detención y el castigo penal que les correspondiere a los estafadores, mas no el recupero de sus ahorros. En apenas unos meses, en nuestra provincia un vendaval de damnificados recurrió a la Justicia y miles de millones de pesos desaparecieron de esta plaza.