Misterio enAustralia:un magnate de los yates,un buzo muerto y50 kilos de cocaína en un barco que salió deSantaFe

0
108

Narcotráfico

Creen que la embarcación, que transportaba polvo de soja, también llevaba 300 kilos de cocaína. Quién es el empresario que detuvieron.

Misterio en Australia: un magnate de los yates, un buzo muerto y 50 kilos de cocaína en un barco que salió de Santa Fe

James Blee, el empresario turístico detenido por el caso de la cocaína en un barco que zarpó de Argentina. Foto Policía de Australia

En el mundo del narcotráfico internacional se habla de «nuevos mercados». Dos de ellos están en Oceanía. Son Nueva Zelanda y Australia. En este último país, desde el lunes 9, los noticieros informan a diario sobre el secuestro de 54 kilos de cocaína, en el puerto de Newcastle, a 160 kilómetros de Sidney. Junto al cargamento fue encontrado el cadáver de un buzo táctico. Según los investigadores locales habría fallecido mientras rescataba el cargamento de un buque, que había zarpado desde el puerto de Timbués, de San Lorenzo, Santa Fe, el 4 de abril. Transportaba 60 mil toneladas de polvo de soja.

Por el caso, la Policía Nacional de Australia detuvo al empresario australiano James Blee (62). Lo encontraron el miércoles por la tarde, mientras esperaba un vuelo con destino a Singapur. Durante la investigación habrían descubierto imágenes en las que aparecía junto al buzo, días antes de su fallecimiento. También lo habrían detectado en un local de buceo, comprando un equipo sofisticado como el que llevaba puesto el buzo, que hasta el momento no fue identificado. Los policías creen que sería sudamericano. 

Clarín intentó comunicarse con Prefectura Naval Argentina, pero no obtuvo respuesta. Sin embargo, la fuerza difundió un comunicado en el que aclara que no tuvieron contacto con la policía australiana. «Se realizaron consultas con la Aduana local, responsable de la seguridad de la instalación portuaria y el buque por normativas nacionales e internacionales vigentes, quienes manifestaron no tener ningún información de la situación», señala.

Refiriéndose al buque, comunicaron que «efectivamente estuvo en el puerto de San Lorenzo; lo cual no necesariamente indica que pudo haber sido ‘contaminado’ con la droga en nuestro país. Todos los buques que navegan en aguas argentinas son controlados y se les hace un seguimiento mediante un sistema que posee la Prefectura en materia de seguridad de la navegación. Una vez que se halla fuera de aguas argentinas, el barco comienza una travesía en aguas libres, fuera del control argentino«.       

El barco que partió de San Lorenzo el 8 de abril y que ahora es investigado en Newcastle, Australia. Foto Policía de Australia

El barco que partió de San Lorenzo el 8 de abril y que ahora es investigado en Newcastle, Australia. Foto Policía de Australia

«Hay buques con doble fondo. Ese suele ser un lugar para esconder cocaína. Creería que la cocaína sale por donde tiran los desechos del buque», le explica a este diario un ex auxiliar de máquinas de buque de Prefectura, a modo de teoría. «Normalmente la mercancía lleva GPS y flota. Y los buzos esperan en otras embarcaciones y la localizan mediante la tecnología. Luego los rescatan y los buscan en otras lanchas rápidas en las que cargan la droga. Según el tamaño la cocaína suele ser envuelta en bolsas Ziploc o film, como se ve en las películas, y se meten en bolsas grandes, negras». 

La modalidad es la misma tanto para «contaminar» el barco en origen y para «rescatarla» antes de llegar a destino. La droga no pasaría por controles aduaneros ya que es cargada y descargada en mares. El buzo fallecido habría llegado en otra embarcación, y fue encontrado cerca del casco del buque Areti GR, que es de Islas Marshall, otro país de Oceanía. Se cree que habría hecho una escala en La Plata. 

El hallazgo de la droga en la costa de Newcastle, en Australia. Foto Policía de Australia

El hallazgo de la droga en la costa de Newcastle, en Australia. Foto Policía de Australia

En octubre de 2021 se conoció un caso que podría ayudar a entender la modalidad. Tres hombres argentinos fueron hallados por Prefectura en aguas del Río de La Plata, a la altura de Ensenada. Junto a ellos flotaban 37 kilos de cocaína. Tras seis horas de naufragar, uno de ellos murió. Fue identificado como Carlos Camaratta, cuya autopsia determinó que falleció como consecuencia de una «asfixia por sumersión». El grupo había llegado en un buque que se habría hundido. Dos de ellos tenían antecedentes penales. Declararon desconocer el origen de la cocaína.

James Blee, el australiano detenido en el aeropuerto antes de volar a Singapur, es un empresario del turismo, entre otros rubros. Se dedica al «alquiler de yates de lujo para ricos y famosos» y estaría dando sus primeros pasos como productor de cine y televisión, según medios de Australia. La cocaína incautada tendría un valor de 20 millones de dólares. En Argentina, esos 54 kilos pueden llegar a valer 270 mil dólares (5 mil por kilo). Comprar en Sudamérica y enviarla a otros continentes es el gran negocio de las organizaciones criminales. 

Imagen I. La mujer que identificó una de las cámaras y busca la Policía local. Foto Policía de Australia

Imagen I. La mujer que identificó una de las cámaras y busca la Policía local. Foto Policía de Australia

Imagen II. El hombre, también buscado, que sería sudamericano. Foto Policía de Australia

Imagen II. El hombre, también buscado, que sería sudamericano. Foto Policía de Australia

Los investigadores australianos identificaron a una pareja que hasta el momento no pudieron detener. Uno de ellos, el hombre, «sería sudamericano». Además sospechan que los 54 kilos podrían estar relacionados con otro cargamento secuestrado la semana pasada. Se trató de 179 kilos encontrados en las inmediaciones del puerto Merak de Java, de Indonesia. Las policías de ambos países trabajan en conjunto. Medios australianos informaron que la organización habría alcanzado a rescatar 46 kilos antes de la muerte del buzo, por lo que se cree que en el buque que zarpó desde Santa Fe podrían haber viajado cerca de 300 kilos de cocaína.

AS