jueves, septiembre 24

Moria se enojó con Laurita, se levantó de la silla de jurado y amenazó con renunciar al Cantando 2020

0
127

La conductora se le plantó a la jurado, que le terminó poniendo otro apodo y cambió su forma de dar las devoluciones en medio de una noche agitada y tensa.

Moria Casán otra vez se cruzó con Laurita Fernández, abandonó su lugar en el jurado del Cantando 2020 y amenazó con renunciar en vivo. 

La diva le puso un apodo más a la conductora, que volvió a reaccionar y enfrentó a la jurado del Cantando. 

“Soy la bastonera, puedo interrumpir. A propósito de interrumpir y de meterme, quiero decir que la señorita coconductora hoy es un pulpo, quiero que hables más vos (a Ángel de Brito)», empezó Moria. 

 “¿A mí me decís?”, preguntó De Brito. “Si me dan más tiempo ustedes, yo hablo más”, le respondió.

“A mí me gustaría que des la devolución, Moria”, acotó, con ironía, Laurita Fernández, para que la jurado se apure a evaluar ante la falta de tiempo para que se presenten otras parejas.

“Ah, no me digas”, se calentó Moria. “No se peleen, chicas”, quiso mediar Ángel de Brito. 

“Vos estás para co-conducir, mi amor. Y yo para dar la devolución cuando se me cante”, agregó la diva.

“Tranquila, easy mi amor”, cerró Moria, en lo que fue el primer round. Pero el conflicto fue en escalada. Luego, la jurado abandonó su silla, hecho que fue advertido por De Brito.

“¿Qué pasa Moria?”, le preguntó Ángel. Primero Moria se negó a hablar, pero Laurita sostuvo “vamos a lo importante” y ahí pidió el micrófono. 

La diva, ya ubicada en otro sector, disparó: “Quiero aclarar una cosa. Quieren que sea rápida. Firmé acá no para ser jurado. Fui jurado 10 años y no voy a calentar el culo en una silla. Yo podía frenar a quien quiera, incluso a ustedes. Eso me prometieron. Moria tiene el plano libre. Para mí el plano libre no es ser jurado. Puedo dar devoluciones y a la coconductora le puedo decir ‘pulpito’. Porque eso es lo que yo arreglé. Si no se me respeta, me voy. No me interesa poner el culo ahí y me estén corriendo. No es así la vida”.

“Si me quedo, después lo hago venir a mi abogado porque esto no es lo que arreglé. Entonces ahora los voy a puntuar sin devolución”, cerró Moria, enojada, quien a partir de ese momento no opinó sobre las actuaciones de los demás participantes, ya que tenía en su poder el voto secreto.