miércoles, abril 24

Multitudinario homenaje a tres años del asesinato de Fernando Báez Sosa: “Queremos un castigo ejemplar”

0
186

Los padres del joven encabezaron el acto interreligioso en donde se reclamó justicia, mientras se lleva adelnate el juicio a los ocho imputados por el violento crímen.

Miles de personas se congregaron en los alrededores de los tribunales federales de Dolores, para homenajear a Fernando Báez Sosa, al cumplirse tres años del brutal crimen, que está siendo juzgado en estos días.

Los padres del joven, María Graciela Sosa y Silvino Báez, encabezan el acto que cuenta con un oficio religioso en donde participan representantes de distintos cultos. “Sin él la vida se terminó para nosotros”, exclamó la progenitora, entre lágrimas.

“Era nuestro sol, hoy estamos vacíos”, expresó la mujer visiblemente conmovida. A lo que agregó: “Cada día nos cuesta más la ausencia de Fernando”, mientras era sostenida por su esposo para no desvanecerse. El acto cuenta también con una colecta solidaria, como las que solía participar el joven asesinado a la salida de un boliche de la localidad balnearia de Villa Gesell, por un grupo de violentos.

Silvino y Graciela, emocionados antes las muestras de apoyo (Ezequiel Acuña)

“Este pueblo de Dolores está atravesado por el Dolor. Por eso acompañamos, hoy más que nunca, a los papás de Fernando y pedimos justicia, hoy más que nunca, por lo ocurrido hace tres años y también lo hacemos por todos los padres que piden justicia por sus padres en cada rincón del país, incluso en Dolores”, fueron las palabras iniciales del encuentro.

Luego se realizó una suelta de globos blancos, en honor a Fernando y en estos momentos se lleva adelante una misa, para darle responso al alma del joven y de todos los presentes.

Del encuentro participan víctimas y familiares de violencia, además de amigos, conocidos y seres cercanos a Graciela y Silvino Báez. Las frases más marcadas entre la multitud son: “Prohibido olvidar”, “Fernando somos todos”, “Justicia es perpetua” y “3 años sin justicia”.

Antes de dar inicio al acto religioso, los papás de Fernando, plantaron un jacarandá, el árbol favorito de su hijo, en el parque municipal. Tras un minuto de silencio y un video homenaje, ocho amigos del joven asesinado desplegaron una bandera con su rostro y el reiterado pedido de justicia.