Néstor Kirchner por las demoras en la obra

0
116

Antonio Pronsato confirmó su salida, aunque no comentó los motivos se estima que los atrasos en la obra y los inconvenientes para presentar la licitación habrían provocado la renuncia del funcionario logado a Julio de Vido.

El titular de la unidad ejecutora de Enarsa a cargo del proyecto del gasoducto Néstor Kirchner, Antonio Pronsato, presentó este lunes su renuncia indeclinable en disconformidad con el escaso avance real de la obra, que lleva meses de retraso.

El funcionario, que supo integrar los equipos del exministro de Planificación Federal, Julio de Vido no dio a conocer los motivos de su renuncia, que de todos modos se produjo en medio de la demora del proyecto que lo tenía como principal impulsor dentro de la estructura de Enarsa, hoy en manos de La Cámpora a través del gerente general Agustín Gerez y el subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo.

El propio presidente Alberto Fernández, había anunciado con toda la pompa el pasado 21 de abril, el avance de la obra que, con una inversión de 3400 millones de dólares, se propone multiplicar “el potencial energético, la producción y exportaciones” argentinas, lo concreto es que la licitación nunca fue lanzada.

De hecho, luego de que trascendiera la renuncia, la Casa Rosada salió a destacar las virtudes del proyecto que unirá la formación neuquina de Vaca Muerta con el centro del país. Pese a las demoras en la licitación y los inconvenientes expresados por los operadores para ingresar materiales a causa de las restricciones en las importaciones, el Gobierno afirmó que el inicio de la obra “se estima para el mes próximo”.

Además, desde el oficialismo destacan que “generará aproximadamente 6000 puestos de trabajo directos e indirectos”, según afirmó la exsenadora santafesina y actual directora del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE), María de los Ángeles Sacnun.

Cuando se concrete, el proyecto del gasoducto Néstor Kirchner, en su primera etapa, permitirá ampliar en un 25% la capacidad del sistema de transporte de gas natural, por un total de 24 millones de metros cúbicos de gas diarios, lo cual permitirá reemplazar la importación de combustibles.

En ese sentido, de acuerdo con estimaciones del Ente Regulador del Gas (Enargas), se prevé un ahorro “en el corto plazo” en subsidios por 1000 millones de dólares anuales, a la vez que generará un impacto positivo en la balanza comercial energética por alrededor de 1800 millones de dólares.