Novedades en el femicidio de Silvia Saravia, mujer del empresario Jorge Neuss

0
274

Los estudios de dermotest ordenados por el fiscal del caso, demostraron que Neuss disparo sobre su mujer Silvia Saravia e inmediatamente después se disparó en la sien, se encontraron restos de pólvora en las manos del homicida y en la mano de la mujer, con lo cual se concluye que ésta intentó defenderse

El pasado 10 de octubre, el poderoso empresario Jorge Neuss, mató a su mujer en la habitación matrimonial del country Martindale. Luego de asesinar a la mujer, se disparó en la cabeza. Al llegar la policía aún estaba con vida y luego murió en el hospital Austral. Hoy, a un mes del crimen, conocimos el resultado de la pericia de pólvora, y dio positivo en la mano derecha del hombre. Los restos encontrados en la mano de la mujer indica que ésta, intentó defenderse de su esposo y matador.   Hasta ahora, la fiscalía reconstruyó que la mujer y su hija intentaron distanciarse del violento hombre, para lo cual la hija, Lucila Neuss, le propuso a su madre que vayan a un campo que tiene la familia en Sierra de la Ventana, pero el intento se vio frutado por el ataque del hombre.   Está acreditado que la Señora Saravia, le pidió dormir en su casa a su hija, y así alejarse del hombre. Esto nunca había pasado en toda la relación matrimonial, pero la situación no daba para más.   El día del crimen, cerca de las 12, llegaron a la casa del matrimonio Neuss, la señora Saravia, su hija y sus nietos. La idea era que la mujer armara un bolso y emprendiera el viaje a Sierra de la Ventana, pero ocurrió un hecho casual que facilitó el crimen: una vecina le avisa a la hija que había llegado unas lámparas que había encargado y que podía pasar a buscarlas, por lo cual la madre subió a armar el bolso, pero sólo quedó en la intención: adentro esperaba Jorge Neuss, armado y dispuesto a terminar con los problemas.    La hija -minutos después- recibió el llamado de la empleada de servicio: en shock, le dijo que había escuchado dos disparos. Lucila con sus hijos en el auto y conmocionada, decidió avisar sus hermanos para que se acercaran a la casa. El primero en llegar fue Patricio, quien unos minutos después de las 13, pateó la puerta de la habitación del matrimonio y se encontró con su madre muerta en el baño con los pantalones bajos y a su padre agonizando.    El testimonio de la hija puso luz a la situación que vivía la madre y contradijo a los hermanos, que vaya a saber por qué no contaron la verdad y minimizaron la situación. ¿Por miedo, vergüenza, interés? Dios sabrá. Pero el testimonio de las empleadas de servicio y de la hija, terminaron con la versión endulzada de los varones de que era un suicidio consensuado. Las mujeres contaron la verdad del calvario que vivió Silvia Saravia, con esto y rogando por el descanso del alma de esta mujer, creo que lo mejor es que la saquen de donde se encuentra enterrada junto a su homicida Jorge Neuss…

Nota extraída deDiaro Veloz por JoséLuis Ferrari, Abogado Penalista –