NuevaYork:neurólogo argentino condenado por abuso fue encontrado muerto en una cárcel

0
63

Ricardo Cruciani, de 68 años de edad, estaba en libertad bajo fianza de un millón de dólares hasta el pasado 29 de julio, cuando fue ingresado en prisión tras el veredicto de culpabilidad emitido por un jurado

Durante las últimas horas, se conoció la noticia sobre la muerte del neurólogo argentino Ricardo Cruciani. De acuerdo a lo que se pudo saber, el profesional de la salud estaba preso por violación y otros delitos sexuales en Nueva York. Las primeras informaciones, relatan que lo hallaron sin vida en la cárcel de Rikers Island.

En julio lo declararon culpable de abuso sexual de seis de sus pacientes, y el próximo 13 de septiembre darían lugar a su sentencia.

De acuerdo al New York Daily News, habría sido hallado en la zona de duchas comunes y aparentemente no fue asesinado, sino que se suicidó subiendo en una silla y ahorcándose con una prenda de ropa.

El abogado de Cruciani, Frederick Sosinsky, confirmó en un comunicado que su cliente había muerto, pero no la forma de la muerte.

“Los abogados y la familia de Ricardo están conmocionados y entristecidos más allá de lo creíble por haberse enterado de su muerte violenta mientras estaba bajo custodia de la ciudad esta mañana”, dijo.

Sosinsky pidió “una investigación inmediata y objetiva” sobre las circunstancias de la muerte de Cruciani, incluido si los funcionarios de la cárcel cumplieron con una orden judicial, en el momento de su condena, de ponerlo bajo custodia protectora y bajo vigilancia suicida.

“Hasta donde sabemos, ninguna de estas condiciones se cumplió nunca”, dijo Sosinsky. “Si lo hubieran sido, no estaríamos teniendo esta terrible discusión”.

Cabe destacar que, se trataba de uno de los hombres más respetados en el ámbito medicinal: era jefe del Departamento de Neurología de la Universidad de Dexter, miembro del servicio de cuidados paliativos de dos hospitales importantes de los Estados Unidos. Además de ello, estaba a cargo de la división de cuidados paliativos del hospital Monte Sinaí.