Pagar con tarjeta, crédito bancario o préstamo fintech: qué te conviene más para financiar una compra

0
99

Los argentinos tienen varias opciones para pagar en cuotas sus consumos. Conocé cuáles son las opciones disponibles y qué tasa cobran

En momentos de crisis e incertidumbre económica, buscar la mejor manera de financiarse se convierte en una necesidad para muchas familias. Ya sea para cancelar deudas o efectuar una compra, existen opciones que se ajustan a cada perfil de consumidor. Y, lógicamente, cada una cuenta con una tasa de interés diferente, a la que es conveniente prestarle atención.

Un dato que remarcan los especialistas es que, al sacar un préstamo, hay que observar el costo financiero total (CFT), ya que incluye tanto a la tasa de interés efectiva anual (TEA), como otros gastos vinculados con la operación.

Dentro de las variantes para apalancar una compra, hay tres que se destacan:

  • Pagar con tarjeta
  • Tomar un préstamo bancario
  • Tramitar un crédito en una fintech

«La tasa puede depender de muchos factores: si es regulada, si es de un banco o de una fintech. Incluso, dentro de un mismo banco hay diferentes segmentos: algunos con tasas más bajas y otros con un tipo de interés más alto», señaló a iProUP Guillermo Barbero, socio de First Capital Group.

En ese marco, durante 2020, en plena crisis por la pandemia, el Banco Central implementó una regulación con la cual puso un tope máximo al costo que los bancos cobran por la financiación con tarjetas de crédito, que ronda el 66%.

En cambio, sin techo fijo, las tasas de los préstamos personales que ofrecen las entidades financieras pueden oscilar entre el 70% y el 120%, dependiendo del monto solicitado y del plazo de devolución. En la mayoría de los casos, la relación cuota-ingreso se ubica en torno al 30%.

«Las tasas de las tarjetas de crédito están reguladas por el Banco Central, y cuando se le suma el costo financiero total superan el 60%. Sin embargo, en los préstamos personales ese porcentaje resulta superior. Entonces, definitivamente, conviene financiarse con tarjeta de crédito«, señala a iProUP Damián Di Pace, director de la consultora Focus Market. 

Según el experto, «cuando no había tal regulación, en algunos casos resultaba más conveniente sacar un préstamo personal para pagar la tarjeta. Esto ocurrió cuando la tasa de la Leliq estaba en el 70% y la de la tarjeta de crédito, cercana al 90%. Ahí era posible conseguir préstamos a niveles más bajos que el de los plásticos».

Opción fintech

Aún más amplia es la variedad de productos y tipos de interés que ofrecen las fintech, que pueden estar atados tanto al monto solicitado, como al plazo y perfil crediticio.

Por ejemplo, esto ocurre en Afluenta. Desde su  sitio web es posible simular un crédito según el perfil crediticio, que va desde AA (sobresaliente) hasta F (aceptable). Así:

  • Si un usuario AA solicita un crédito por $100.000 a doce meses, debe afrontar un CFT nada menos que del 105%
  • Y si es considerado con perfil F, la cifra aumenta a la friolera del 350%.

Por su parte, desde Mango (de Wenance), señalan que la tasa se ajusta «según el perfil crediticio y plazo de financiación elegido». El CFT Nominal Anual (CFTNA) con IVA varía del  55% al 100%.

adsf

La tasa de los créditos en Argentina arranca en 72% y puede llegar a 300%

Desde esa fintech es posible solicitar desde $12.000 hasta $200.000 (sistema de amortización francés) y el lapso máximo para la devolución es de 18 meses. Los requisitos solicitados son: «ser mayor de 18 años, contar con DNI, trabajar en relación de dependencia con cuatro meses de antigüedad, ser titular de una cuenta bancaria».

Pablo Blanco, CEO y cofundador del marketplace de servicios financieros AlPrestamo, afirma a iProUP que los «créditos a personas crecieron 400% interanual durante el primer trimestre» y asegura que esta tendencia se mantiene.

De hecho, en la plataforma, que conecta usuarios con entidades financieras, «los préstamos poseen un 95% de share y siguen siendo el producto que más concreta operaciones, pero tarjetas de crédito y prepagas, planes de ahorro y seguros a través de importantes brokers de mercado empiezan a tomar fuerza».

De todas formas, por ser más rápidos de tramitar y al ser consideradas «más inclusivas», la demanda de los préstamos en las fintech creció durante los últimos meses de pandemia: «Desde el último cuarto de 2020 se observó un incremento en las solicitudes«, explica a iProUP Matías Friedberg, cofundador de Adelantos.com, de Ixpandit Fintech Factory.

Detalla que «las principales razones son la adopción masiva de medios digitales y la reducción del salario real del cliente promedio». Según señala Friedberg, los créditos tomados en su plataforma están destinados principalmente a:

  • Cancelación de deudas: 39%
  • Arreglos en el hogar: 18%
  • Pago de servicios: 15%
  • Medicamentos: 6%
  • Compras en el supermercado: 5%
  • Varios: 17%

Al referirse al perfil del usuario, el cofundador de Adelantos.com señala que «más del 30% de las solicitudes obtiene una oferta de manera instantánea. Por lo cual, cualquier persona mayor de 18 años, con cuenta bancaria y celular puede ser cliente».

Por su parte, Blanco, de AlPrestamo, asegura que los usuarios «buscan plazos cortos, entre 12 y 18 meses». Y remarca que «las tasas del sistema son elevadas: tengamos en cuenta que la de plazo fijo ronda el 30%, por lo que la de un préstamo no será inferior al 60% más IVA, que la lleva de piso al 72% nominal anual».

Respecto del tipo de interés, Friedberg aclara que «no es estático, cada usuario tiene uno distinto según su perfil. Cuanto más interactuamos con el cliente y más lo conocemos, mejores son las condiciones».

El universo fintech

Un estudio provisto a iProUP por la Cámara Argentina Fintech revela un fuerte crecimiento de las financieras 4.0 entre 2018 y 2020: pasaron de 133 firmas a 268. El estudio destaca, además, un cambio «en la composición del ecosistema».

En efecto, en 2018, el principal vertical en términos de cantidad de compañías era el de los préstamos, con 32 firmas (casi un cuarto del total), cifra que se duplicó hasta las 60 actuales

Con la pandemia, creció fuerte Pagos Digitales, que hoy posee el primer lugar, con 64 firmas empresas. Pero algunas de ellas, como Mercado Pago y Ualá, también ofrecen financiación.

«Los efectos de las contracción del crédito, mayor morosidad y suba de tasas influyen en que el rubro Préstamos no haya crecido tanto en comparación con Pagos digitales», dicen desde la entidad.

Al analizar el nivel de tasas cobradas por las empresas fintech del segmento préstamos, sostienen que podrían «estar relacionadas al mayor costo de fondeo –ya sea capital propio o de terceros– que enfrentan estas empresas en comparación con los bancos tradicionales», pues las fintech tienen prohibido hacer intermediación, es decir, usar depósitos de usuarios para dar créditos a otros.

Préstamos y tarjetas de crédito

Un informe de First Capital Group al que tuvo acceso iProUP ofrece algunas cifras interesantes sobre el uso de tarjetas de crédito:

  • En julio se registró una caída mensual del 3,5% (la mayor variación negativa en doce meses)
  • En el cálculo interanual, creció 43%, por debajo de la inflación del mismo período (52%)

En cuanto a la línea de préstamos, el estudio señala que:

  • Avanzaron en julio un 2,2% mensual, por debajo de la evolución de precios (3%)
  • En términos interanuales, presentó una suba del 34%, es decir, 18 puntos detrás de la inflación
Muchas familias tomaron préstamos para cancelar sus tarjetas

Muchas familias tomaron préstamos para cancelar sus tarjetas

Al analizar la situación de estos segmentos, Barbero, socio de First, señala que «la tasa que te cobren tiene que contemplar el costo del dinero, más gastos e impuestos. Cuando hacés esa suma, resulta alta y no se pueden prestar grandes volúmenes de dinero a una sola persona, porque la relación cuota-ingreso no da: en un préstamo a 12 meses, supera el 30% del sueldo».

En cuanto a la demanda de estos métodos de financiación, señala que «el uso de la tarjeta de crédito venía creciendo mucho más que la inflación en el último año, mientras que los préstamos personales venían avanzando por debajo«.

«Podríamos decir que había un menor desendeudamiento en créditos personales y mayor en tarjeta. Con el aguinaldo, muchos aprovecharon para cancelar el resumen: cayó bruscamente el saldo de la deuda con tarjeta durante julio, porque si no pagás el saldo y la tenés muy cargada, se empieza a achicar el límite», analiza.

Justamente, el límite de los montos es algo que tiene un impacto en la utilización de los plásticos. Es que los bancos no actualizaron los topes a la par de la inflación durante los últimos meses.