Cuarentena: Alberto delegó el costo político a los gobernadores

0
220

La cuarentena se extendería hasta el 11 de octubre y superará los 200 días de aislamiento

El Presidente ordenó editar un video con una voz en off y un texto que sirva para explicar que el foco de la pandemia.

A través de un escueto mensaje y sin la presencia del Presidente, desde Nación recomendaron a Salta y otras provincias retroceder a Fase 1.

Para el AMBA sí, para el Interior no: Alberto Fernández delegó el costo político en los gobernadores

Alberto Fernández dejó en claro que la decisión recae sobre las autoridades provinciales y en cierta forma «pasándoles la pelota», Nación sugirió el retorno a Fase 1 por tres semanas en los distritos del Interior más complicados por la cantidad de contagios dem coronavirus

La ausencia del Presidente en el mensaje llamó la atención porque en anuncios anteriores sobre medidas para el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) sí estuvo presente. Fueron largos discursos, en la mayoría de los casos acompañado por el gobernador bonaerense Axel Kicillof y por el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta. En aquellos tiempos, Buenos Aires era el epicentro de los contagios y el país asistía a las nuevas restriciones para esa región en interminables cadenas nacionales. Sin embargo, ahora que el Interior padece en carne propia el avance de la enfermedad y la saturación del sistema de salud, Alberto Fernández no mencionó una palabra y optó por una estrategia comunicacional diferente.

Una vez más quedó en evidencia el enfoque centralista y poco federal de los gobiernos centrales. Ocurrió con los anteriores y este lamentablemente no fue la excepción. Para Buenos Aires toda la atención, para el Interior poco y nada. Todo en el momento más álgido.

Otra lectura tiene que ver con el costo político. Está claro que volver a Fase 1 es una medida chocante y antipática en un país donde sobran los problemas económicos y sociales. La pandemia no hizo otra cosa que profundizar la crisis y los ciudadanos necesitan trabajar para ganarse el mango y generar ingresos. Sin embargo, en ese delicado equilibrio entre salud y economía, los sanitaristas recomiendan para Salta y otras provincias una cuarentena estricta para descomprimir el saturado sistema de salud que en muchos casos ya colapsó por la falta de camas, de recursos humanos y de insumos en algunos casos. La decisión es difícil, pero hay que tomarla cuanto antes. Hoy el presidente Alberto Fernández no asumió el costo político y todo quedó en manos de los gobernadores