Para su familia, Johnston es la víctima

0
207

5 DE Marzo 2020 – El hombre, quien sigue prófugo, está acusado de tentativa de homicidio agravado.

Para su  familia, Johnston es  la víctima

Hotel El Castillo, donde se produjeron los hechos que se investigan.

La semana pasada el dueño del hotel El Castillo, ubicado en la Quebrada de San Lorenzo, fue registrado con un teléfono celular cuando tenía en el piso a su expareja y madre de su hija de 10 años. La mujer denunció que estaba tratando de asfixiarla. Tras el hecho y la intervención de la fiscal penal de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, Ana Inés Salinas Odorisio, el viernes el empresario norteamericano, identificado como John Hartwell Cocke Johnston, viajó con destino a Uruguay y pidieron su captura internacional. A través de un comunicado su familia salió a exponer ayer su versión de lo ocurrido.

Aseguraron que la denunciante amenaza «a nuestra familia y a terceros hace más de diez años», desde que nació la hija que tienen la mujer y el acusado. «Quienes conocen a nuestra familia saben que esto es así. No es posible relatar los hechos del miércoles 26 de febrero sin hacer mención a los años previos», señala uno de los primeros párrafos de la misiva.

El texto dice que Johnston compartió con su primera mujer 13 años juntos y se separaron hace más de 17 años. «No obstante han compartido su trabajo, su vida y la de sus hijas, juntos, en una especie de hermandad de cariño», aseguraron. En 2009, según la carta, el empresario conoció a la mujer que lo denunció la semana pasada, con quien mantuvo una breve relación de la que nació la niña. Según la familia del hombre, «el fin del vínculo se debe a las múltiples actitudes de violencia física y psíquica» que la denunciante «ejerció no solo sobre nuestro padre sino sobre nuestra familia».

«Nos ha agredido verbalmente utilizando insultos racistas y xenófobos irreproducibles en referencia a la condición de extranjeras de mi madre y abuela. Sus amenazas han incluido desde el ser deportadas hasta el asesinarlas», sostiene el escrito enviado por la familia del acusado por el delito de «tentativa de homicidio agravado por la relación de pareja preexistente y por el género».

Filmación

Acerca del suceso, que según la familia fue el «miércoles 26 de febrero», el escrito señala: «Podemos afirmar con prueba documental que ingresó a la propiedad comercial junto a su hija, menor de edad, violando propiedad privada. Dentro del establecimiento se encontraban el denunciado en el salón y la gerente del lugar en la cocina».

Agregaron que la mujer gritaba, que se generó una situación violenta en el interior del establecimiento y que el empresario intervino para evitar que su expareja golpeara con una silla a la gerente del lugar.

«Con ayuda de la gerente logran sacarla afuera y llaman al 911». Describieron que, en el patio del establecimiento, la mujer «junta piedras y amenaza con golpear a John, éste insiste en que baje las piedras».

El relato sostiene que la expareja arrojó varias piedras al negocio y que entonces el hombre volvió a forcejear con ella y logró reducirla en el piso. Acotaron que, en ese momento, la mujer le gritó a su hija que filmara con el celular y que ella obedeció.

  John Hartwell Cocke Johnston, buscado por Interpol.

La otra versión

Según lo denunciado por la mujer, el agresor la golpeó y le gritó que era una “oportunista” por haberle iniciado acciones legales, tras diez años de no pasar alimentos a la hija que tienen en común. 
La denunciante aseguró que el empresario la arrojó al piso para asfixiarla y que el ataque fue registrado por la niña con su celular. 
La fiscal pidió la detención del hombre pero la Policía no lo encontró en su casa, ya que se había ido a Uruguay. Sobre este punto, los familiares del empresario aseguraron que el viaje estaba planificado con anterioridad. 

f: El Tribuno