miércoles, julio 24

Por la caída de la construcción, comienzan a bajar precios de algunos materiales clave

0
71

Caída del consumo, inflación y dólar afectaron al sector. El cese de la obra pública y menor actividad privada también influyeron para la baja de precios

En las últimas semanas, varios materiales de construcción, como el cemento, PVC, griferías, acero y pinturas, registraron una significativa caída en sus precios, con descensos estimados entre el 20% y 30% semestral comparado con diciembre. La reducción en la obra pública y los trabajos privados impactaron la demanda, obligando a corralones y pinturerías a implementar descuentos y estrategias para atraer compradores.

Los costos de construcción de viviendas fueron objeto de una escalada de precios importante en los últimos meses. En mayo último, experimentaron un aumento de 264,97% en comparación con el mismo período del año anterior según la Asociación de Pymes de la Construcción (Apymeco), alcanzando un valor de $1.343.284,83 por metro cuadrado.

Esta entidad confirmó que la desaceleración en los valores ya se está apreciando al contrastar también mayo, el último mes relevado, en donde el precio subió sólo un 3,74% intermensual, el menor desde los últimos 18 meses.

Este incremento, atribuido a factores como la inflación y la volatilidad del dólar como desconfianza en el nuevo Gobierno que asumió hace 6 meses, puso en aprietos a quienes buscan acceder a la vivienda propia o hacer refacciones en sus hogares, pero desde el sector sostienen que poco a poco los nubarrones comienzan a disiparse.

Apymeco confirmó una desaceleración en los precios de los materiales y herramientas en los últimos días. La escasez de ventas por un menor ritmo de obras grandes y del freno de la obra pública propició una situación en la que algunos productos registraron una disminución de entre 7% y 12% cuando se compara abril con mayo.

Matías Hernández, de Apymeco, comentó que la desaceleración en el aumento de costos de insumos en la construcción genera una perspectiva optimista para la reactivación de obras privadas. «Tras un período de alza en los precios de materiales que afectó negativamente el lanzamiento de nuevos proyectos, se observó recientemente una ralentización en estos incrementos», asegura.

 Los distribuidores, afectados por la recesión, están stockeadosy prefieren vender a precio de compra en lugar de a precio de reposición

En mayo se registró un aumento homologado en el costo de la mano de obra. El precio por metro cuadrado en dólares mostró una caída del 15,12%, pasando de u$s1.251,08 a u$s1.061,89 por m2.

Los menores aumentos mensuales son, según Apymeco, los siguientes:

  • Hierro redondo: -2,93%
  • Mat. inst. incendio: -4,47%
  • Mat. inst. sanitaria: -7,25%

Por su lado, las pinturas también bajaron. Guillermo Ortega, gerente de la pinturería Sui Color, explicó que la baja en algunos productos se debe a un exceso en los precios en ciertos momentos, especialmente aquellos que estaban indexados al dólar. «Algunos registraron reducciones del 10%, con rebajas adicionales del 5% al 10% por la compra de cantidades específicas. Esta estrategia busca mantener la competitividad sin reducir los precios de lista de manera directa», destacó.

En cuanto a la dinámica de compra, el plazo máximo de financiación es de 30 días, con preferencia por la venta al contado. La disminución en la demanda fue significativa, aproximadamente del 25% al 30% en comparación interanual.

Para abaratar costos, en algunas pinturerías se están ofreciendo productos con financiación de hasta 3 cuotas sin interés para compras con tarjeta de crédito. Sin embargo, la preferencia sigue siendo la venta al contado.

 En cuanto a pinturas, la baja en algunos productos se debe a un exceso en los precios en ciertos momentos

Bajó el consumo y cambios de hábitos de usuarios

La disminución de las ventas en un 30% tanto para los proveedores como para los negocios con venta al público obligó a dar una respuesta en el mercado, con ofertas y plazos de pago extendidos para incentivar la compra.

Herramientas y máquinas descendieron hasta un 20% en algunos casos. «Esto permitió trasladar descuentos a los clientes, aunque también implicó una reducción en nuestra rentabilidad. En particular, productos como taladros, amoladoras y accesorios ahora cuentan con descuentos que oscilan entre el 10% y el 25%», detalló Agustín Giffi, titular de Empresa Gibeva.

La forma en que la gente adquiere estos materiales también ha experimentado cambios. Actualmente, los consumidores prefieren comprar en tiendas especializadas online, aprovechando promociones y descuentos exclusivos. 

En cuanto a las preferencias de productos, los clientes se inclinan por artículos esenciales y de alta demanda, como ladrillos, placas de yeso y azulejos.

En el actual panorama del mercado de materiales de construcción, se observa una notable disminución en los precios de los materiales de terminaciones, como grifería, sanitarios, cerámicas y porcelanatos. Estos productos, según Pablo Gaytan de Corralón Ciudadela, tienen aún margen para seguir bajando, reflejando una estrategia de ajuste ante la baja de la demanda y el exceso de stock en la industria y el comercio.

La reducción de precios se vio impulsada por una disminución del 40% en la demanda, lo cual llevó a una fuerte presión para entregar márgenes competitivos por parte de los actores del sector. «Tanto la industria como los comerciantes están operando con márgenes mínimos de subsistencia y recurriendo a estrategias de liquidación de inventarios», agregó Gaytan.

En la actualidad, se observa una notable disminución en los precios de los materiales de terminaciones

Las constructoras siguen comprando materiales para obras en curso, pero a un ritmo más moderado. El asalariado casi desapareció del mercado, priorizando precios bajos sobre la calidad. La demanda se centra en finalizar obras ya iniciadas, con poca actividad en nuevos proyectos desde cero.

Según Mali Vázquez, directora institucional de la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos (CEDU), los revestimientos mostraron una leve recuperación desde diciembre, aunque habían experimentado un aumento previo considerable. En cuanto a la demanda, Vázquez señaló que «no hay acopios ni nuevos clientes, con proyecciones enfocadas en cubrir necesidades inmediatas».

Aluminio, PVC y vidrio también están bajando de precio, aunque de manera más lenta de lo que el sector necesita para reactivarse plenamente.

La tendencia en la demanda se refleja en la corta duración de los pedidos y las fechas de entrega, que ahora son a corto plazo.

Vázquez explicó que este comportamiento llevó a un ajuste moderado en los precios de venta del m2 de viviendas en pozo, debido a la falta de una demanda fuerte que pueda absorber grandes aumentos desde febrero de este año».

Además, los distribuidores, afectados por la recesión, están stockeadosy prefieren vender a precio de compra en lugar de a precio de reposición, lo que ralentiza el ajuste de precios.

Los costos de construcción de viviendas fueron objeto de una escalada de precios importante en los últimos meses.

Miguel Ippolito, de Grupo Mitre, explicó que el impacto de la economía en el sector de obras de viviendas se refleja en una reducción en el número de pedidos de cotizaciones y una extensión en los procesos de negociación, especialmente en el sector privado. «Antes, una obra podía definirse en un plazo de 15 a 60 días, pero hoy se está definiendo entre 45 y 120 días debido al alto nivel de incertidumbre», compara.

En el sector público, el primer trimestre estuvo completamente frenado, pero a partir de abril se comenzó a ver una reactivación de obras en ejecución y nuevas oportunidades en cada una de las ofertas. La situación actual condujo a una mayor competencia en las obras públicas y a una dilatación en la definición de proyectos.

«El estiramiento de los plazos y la mayor competencia en el sector público impactaron nuestras operaciones. La reactivación de la obra pública comenzó, pero la incertidumbre sigue siendo un desafío para la toma de decisiones y la ejecución de proyectos», concluyó Ippolito.