Por la simpatía con Evo, Trump podría retirar su apoyo en la negociación con el FMI

0
163
Un funcionario del Departamento de Estado dijo que Estados Unidos había sido claro en que los gobiernos regionales deberían apoyar al gobierno Interino de Bolivia y sus esfuerzos para organizar elecciones

Alberto Fernández fue advertido: desde Estados Unidos le hicieron saber que sus simpatías con ciertos líderes de América Latina pueden poner en peligro el apoyo de ese país en las negociaciones que debe encarar la Argentina con el Fondo Monetario Internacional y las posibles inversiones estadounidenses en el sector energético, puntualmente en los desarrollos para pozos de gas y petróleo en el yacimiento de Vaca Muerta.

Según la agencia de noticias Bloomberg, un alto funcionario de la administración Trump dijo que hay dos hechos recientes que fueron mal vistos por la Casa Blanca: haberle dado refugio en el país al ex presidente boliviano Evo Morales y haber dado señales de apoyo al gobierno de Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, considerado un dictado por la mayoría de los países de occidente.

Para la Casa Blanca, el régimen de Maduro en Venezuela cruzó una línea roja, y una relación amistosa de la Argentina con el régimen de Maduro podría llevarlos a retacear apoyo a favor de la Argentina.

El funcionario, que se mantuvo anónimo, hizo una diferenciación de los integrantes del equipo de gobierno de Fernández: funcionarios pragmáticos, que entienden los riesgos, y otros más cerca de la influencia de la vicepresidenta Cristina Fernández, a la que consideran con el poder suficiente como para volcar a la Argentina hacia el lado de los líderes izquierdistas rechazados por los Estados Unidos.

Miembros de la administración Trump expresaron sus preocupaciones a Fernández y sus asesores durante reuniones recientes en Buenos Aires Aires, Ciudad de México y Washington. Los funcionarios estadounidenses han reconocido cierta sensación de frustración por la oferta de asilo a Morales, gesto que fue interpretado como una prueba más de que Fernández está alineando a Argentina más cerca de otros políticos de izquierda incluyendo a Miguel Díaz-Canel de Cuba, Maduro de Venezuela y el exlíder ecuatoriano Rafael Correa.

Esa frustración se hizo evidente el mes pasado cuando Mauricio Claver-Carone, un asesor principal del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, voló a Buenos Aires pero luego se saltó la ceremonia de asunción de Fernández al enterarse de que un funcionario venezolano sancionado por los Estados Unidos estaba entre los asistentes.