Por qué no debés automedicarte con antibióticos

0
97
Los efectos negativos de hacer esto sin consultar al médico

Automedicarte con antibióticos es peligroso, ya que estás poniendo en riesgo tu salud por los efectos secundarios que puedan surgir, y con esta conducta promovés la aparición de resistencias. Es decir que si llegás a necesitar ese antibiótico más adelante, es posible que ya no te haga ningún efecto.

Se habla de automedicación cuando se decide emplear un fármaco sin contar con el diagnóstico, la prescripción o el seguimiento de un médico. Se trata de una práctica común en muchos lugares, en donde la regulación de los medicamentos no es muy estricta.

Hay medicamentos de venta libre, lo cual quiere decir que se puede hacer uso de ellos sin prescripción médica. Son fármacos para tratar síntomas menores como dolor de cabeza, tos, acidez estomacal. Sin embargo, todos esos traen advertencias sobre su uso que no se deben ignorar.

Los antibióticos, en particular, jamás deberían ser ingeridos sin prescripción médica. Sin embargo, algunas farmacias los expiden sin ese requisito. También hay personas que usan los que le han quedado de una prescripción anterior, cuando presentaban síntomas de infección. Esto es totalmente desaconsejable.

El principal riesgo del uso inadecuado de los antibióticos es que se produzca una resistencia a los mismos. Cuando un facultativo los receta, significa que ha encontrado una infección de tipo bacteriano -no viral- y considera que uno de estos fármacos puede ayudar a superarla.

Es muy importante la dosis y la duración del tratamiento. Esto lo determina el médico, con base en sus conocimientos y en tu estado de salud. Estos deben ingerirse tal y como lo ordene el profesional que los recete para que el tratamiento sea efectivo y no corras riesgos.

Sino, el resultado puede ser que la bacteria atacante desarrolle mutaciones, específicamente una para resistir al medicamento. La consecuencia es que si volvés a tener una infección bacteriana, ese antibiótico ya no va a servir.

También puede tener otros efectos en tu salud, que en algunos casos pueden ser graves:

Efectos secundarios: todo fármaco puede generar efectos secundarios, que van desde dolor de cabeza, mareos y diarreas, hasta convulsiones o shock anafiláctico.

Características individuales: si tenés otra enfermedad, o tu estado de salud presenta algunas particularidades, el antibiótico puede agravarlo todo, e incluso dar lugar a una emergencia hospitalaria.

Intoxicación: una dosis inadecuada puede conducir a intoxicación por exceso.

Interacción inadecuada: si estás tomando otros medicamentos, la ingestión de antibióticos puede reducir o aumentar el efecto de los otros fármacos.

Fuente: Mejor con salud