Por violar la cuarentena y el arresto domiciliario, un salteño irá a la cárcel

0
254

La justicia condenó a un joven a la pena de 6 meses de prisión efectiva tras ser visto a 30 cuadras de su casa, luego de haber recibido el beneficio de la domiciliaria por otro delito.

Hace 16 Min 1 1

Un salteño que tenía prisión domiciliaria por una causa de menudeo de droga fue condenado este viernes a la pena de seis meses de arresto en la cárcel, pero por el delito de violar la cuarentena tras haber recibido aquel beneficio.

Guido Ramón Valdiviezo fue descubierto en la vía pública el 4 de abril, sin ningún tipo de justificación ni permiso, incumpleido el aislamiento obligatorio dispuesto por un decreto nacional para prevenir la circulación del COVID-19.

Según fiscales penales, el hombre fue sorprendido a las 17.50, cuando una patrulla de Gendarmería Nacional vio en Ramón Boedo al 900, de Villa Primavera, a tres personas en motocicletas reunidas en la vereda. Al acercarse para identificar al grupo, ingresaron rápidamente a una vivienda; dos mujeres salieron y dijeron ser propietarias de dos de los rodados. En seguida, Valdiviezo salió del inmueble, se identificó y dijo ser el dueño. Mientras los uniformados verificaban su identidad, reconoció no sólo que no tenía la documentación de la moto sino que residía a 30 cuadras del lugar y gozaba del beneficio de prisión domiciliaria, que le había sido otorgado horas antes.

Tras confirmar sus antecedentes por narcotráfico, los gendarmes lo detuvieron y secuestraron la motocicleta.

El 10 de abril fue imputado. Valdiviezo declaró en la audiencia, reconoció el hecho y se mostró arrepentido, a la vez que adujo que había ido al domicilio donde fue detenido con el fin de cobrar una deuda. El fiscal, no obstante, dejó en claro el dolo de su accionar, pues gozaba de un beneficio que exigía su permanencia en el domicilio fijado.

El viernes último, el fiscal Eduardo Villalba presentó ante el juez Solá el acuerdo pleno arribado con la defensa de Valdiviezo por una pena de seis meses de prisión efectiva. En función de ello, el magistrado interrogó al acusado respecto a si comprendió y prestaba consentimiento al acuerdo, lo que fue confirmado por aquél, y lo homologó. También se dispuso la devolución de la moto secuestrada a su propietario real.

“No solo transgredió dicha disposición, sino que al encontrarse en la vía pública, también violó la prisión domiciliaria que habían hecho efectiva unas horas antes en la causa penal por la que es investigado desde febrero pasado, cuando el fiscal Toranzos formalizó la investigación en su contra y de otros dos detenidos más por el delito de transporte de estupefaciente agravado”, sostuvo Villalba.