Protestas en la UCASAL: “el reclamo de los alumnos esta fuera de contexto”

0
89

El vice rector administrativo de la Universidad Católica de Salta explicó cuál es la situación actual de los alumnos que protestaron esta semana por el aumento de la matrícula y la cuota.

12 Dic 2019 1

Días atrás la Universidad Católica de Salta informó a sus estudiantes los aumentos correspondientes a matrícula y cuotas para el año que viene. Además informaron que, para aquellos que paguen hasta fines de diciembre, los precios se mantendrán con los valores de 2019.

La semana pasada, un grupo de alumnos de la Universidad denominados “autoconvocados” comenzó a protestar en redes sociales sobre los aumentos que consideraban excesivos.   

“Se aumentó un 35% en matrícula y aranceles en un año que termina con una inflación de más del  50%”, explicó Darío Arias, vice rector administrativo de la UCASAL, quien sigue la protesta diariamente agregó: hay un divorcio de la protesta con la realidad, el reclamo esta fuera de contexto”.

Según informó la UCASAL este año se becaron 890 alumnos y existen beneficios especiales, descuentos que se realizan a través de convenios con empresas e instituciones, que reciben los alumnos y que corresponden a 9.000 alumnos de todo el país.  

El lunes, un grupo de alumnos realizó una sentada pacífica para protestar. “Antes de esa primera convocatoria los llamamos a los alumnos porque habíamos visto la publicación en redes sociales. Tomamos nota de sus pedidos –que incluyen varias cosas-, les explicamos otras y luego vimos que hubo mucha confusión al parecer, por ataques ideológicos de personas que están manipulando desde afuera”, dijo Arias y explicó que todo se expresó por escrito para que no haya problemas de comunicación con los alumnos autoconvocados. “Los voceros no transmiten lo que nosotros respondemos”, aseguró.

Ángeles Cimino, alumna autoconvocada de la institución, explicó el reclamo a LA GACETA: “Nosotros pedimos concretamente que se reduzca el aumento del 35% al 30% y que se pueda pagar en dos partes: 15% al inicio del año lectivo y 15% en mitad de año. Ellos nos respondieron con propuestas de becas y planes de pago”, dijo la alumna que representa, según indicó a un grupo de 4.000 alumnos que dialogan a través de redes sociales.

Según indicó la alumna ellos mostraron su descontento a través de todos los canales que propone la Universidad. Inclusive llegaron a protesta durante la asunción de Gustavo Sáenz como Gobernador. “Allí quisimos hablar con los diputados que nos recibieron hoy y se pusieron a disposición para mediar entre nosotros y la Universidad”, explicó.

La protesta de los alumnos continuará esta noche con un acampe en la rotonda de ingreso al predio universitario y mañana realizarán otra sentada. “Según los diputados el próxima semana, el martes, nos convocarán a una reunión”, dijo y afirmó que las decisiones se van tomando a medida que avanzan las conversaciones: “Somos serios y sabemos a dónde queremos ir”, concluyó.  

El pedido de los alumnos

Si bien el reclamo comenzó siendo el aumento en la matrícula y las cuotas, los alumnos también solicitaron obras. “Piden que no subamos la cuota y por otro lado que haya aires acondicionados en las aulas. Este año se invirtió mucho en la UCASAL”, dijo Arias y aseguró: “La universidad posee un presupuesto equilibrado y lo que ingresa sale en obras y proyectos. No recibe subsidio ni subvención de ninguna empresa ni gobierno. Todo se invierte, no tenemos fines de lucro y los números de la UCASAL son públicos. Este año se invirtieron 150 millones de pesos en becas. Eso es inédito”, aseguró el vice rector.

La Universidad indicó que estará abierta hasta el 30 de diciembre pero que en enero el área administrativa seguirá trabajando.

El alumno encadenado

Según Arias, cuando se enteraron de que uno de los alumnos había decidido encadenarse, lo llamaron para conversar con él: “él manifestó que no iba a poder pagar la cuota, pero cuando le preguntamos si él había solicitado ayuda en la Universidad nos dijo que no. Él ya es beneficiario de un descuento por un convenio que tenemos con la institución donde trabaja su familia, y puede acceder a una beca”, explicó el vicerrector académico.