Quién esRamonaVillalba, la mujer que trabajaba en el santuario delGauchitoGil y ahora es millonaria

0
134

En las últimos días el nombre de Ramona Villalba tomó relevancia por un doble homicidio donde es acusada por la familia de las víctimas como autora intelectual de hecho.

Quién es Ramona Villalba, la mujer que trabajaba en el santuario del Gauchito Gil y ahora es millonaria

Ramona Villalba es señalada como autora intelectual de un doble homicidio.RamonaVillalba era conocida por su labor en el santuario del Gauchito Gil donde lavaba ropa y su perfil muy humilde.

Sin embargo, su vida dio un vuelco y ahora es vinculada a un doble homicidio.“Se ocupaba de la limpieza del lugar y también lavaba ropa de algunos puesteros.

Era muy humilde”, señaló una puestera de los alrededores del santuario.Nacida en Corrientes, se mudó en los ‘90 a Mercedes donde comenzó a trabajar en los puestos del predio y continuó trabajando en el santuario mientras sus hijas tenían otros puestos.

Sin embargo su nombre toma notoriedad como consecuencia del doble crimen de Sergio Canteros y su padre Julio César, ya que su familia la señala como la autora intelectual del hecho.

Villalba no se encuentra dentro de los 11 detenidos por la causa pero la familia de las víctimas exigen su arresto.

En 2013 Ramona asumiría como presidenta del Centro Recreativo Devotos Cruz Gil, una asociación sin fines de lucro, y allí se daría su salto económico.

Entre los negocios que maneja la comisión se encuentra, por ejemplo, la venta de velas. Pese a que todos los puesteros venden, solo ellos tiene permiso de quitarlas del lugar.“Se donó un Fiat Duna que apareció trabajando de remís. Otro fiel donó una camioneta Ranger.

Maradona pasó de visita y dejó dos camisetas. Riquelme y su padre, también.

El Chino Maidana, Locomotora Castro y Látigo Coggi dejaron sus guantes firmados en el museo. Goycochea regaló sus guantes del Mundial ‘90.

No quedó nada. Se vendió todo: botellas de vino, vestidos de quince y de novia, oro, joyas y lo que se te ocurra de valor. Eso sí: la bandera que dejaron los combatientes de Malvinas sigue. Lo que no se puede vender continúa en el lugar”, expresó otro de los puesteros.

A su vez, señalan que los miembros de la Comisión Directiva son los únicos que tienen acceso a las donaciones. “Algunos fieles llaman a la Comisión y preguntan qué se necesita y donan efectivo. O se acercan y te dicen ‘quiero donar 500 dólares’.

El problema es que el santuario no tiene un baño digno, ni iluminación. Llueve y nos inundamos todos.

Y el promesero ni siquiera accede a una parrilla para hacerse un asado. Ni siquiera se contrata a una enfermera: en verano hace mucho calor y viene gente grande.

La pregunta es dónde va a parar el dinero”, indicó un puestero.Sergio “Checho” Canteros derribó uno de los puestos luego de discutir durante varios días con los Astarloa y los Villalba.

Tras radicar dos denuncias en la comisaría local y el viernes 6 lo asesinaron de 22 puñaladas. Dos días después falleció su padre Julio César.