¡Rapunzel sí existe!: nunca se cortó el pelo y tiene la melena más larga del mundo

0
70
A la mayoría de las personas el pelo les crece hasta un largo determinado, generalmente cerca de la cintura, pero Malgorzata Kulczyk, una joven de origen polaco que vive en Londres y estudia informática, rompe con esa teoría. 

“La paciencia es lo más importante”, dice la joven cuando le consultan cómo hace para tener el cabello tan largo. Desde muy chica, Malgorzata decidió dejar crecer su melena sin control y sus mechones rubios ahora alcanzan una longitud de cerca de 1,60 metro.

Según relató al diario Daily Mail, solo alguna vez hizo un mínimo recorte en las puntas y la última vez fue hace cinco años. Además, para lograr ese largo se lo trenza desde los 7 años. 

Es que si lo lleva suelto, contó en la nota, se le enreda tanto que luego se le dificulta peinarlo. “Uso un estilo diferente al día: cola de caballo, trenza o moño”, cuenta.

De hecho, invierte más de media hora por día solamente en cepillarlo y, además, cuida su melena con esmero: le aplica diversos productos capilares, especialmente una mezcla de aceites que elaboró ella misma en su casa, que se coloca antes de cada ducha.

Asimismo, la joven recomienda “cuidar tu cuerpo, comer sano, mantenerse hidratado, hacer ejercicio y evitar el estrés” para lograr tener un cabello sano. También destaca los beneficios del sol como “abrillantador natural” y cuenta que se lava el pelo hasta tres veces por semana.

Aunque le dedica mucho tiempo al cuidado de su pelo, la joven disfruta de su característica tan peculiar, que la hace única, y la presume en las redes sociales, dedicando cientos de fotos y videos a su larga cabellera.

Según Malgorzata, su pelo es un gran atractivo: “Los hombres no pueden creer que sea real. Dicen que es hermoso, impresionante y femenino. ¡Algunos incluso se enamoran de mí por eso!”

Sin embargo, a su entender, no la hace tan popular entre las mujeres: “La gente puede estar celosa. Hubo una situación en la que un colega me decía que mi cabello era demasiado largo y que debería cortarlo. Creía que era doloroso para mí”.