sábado, julio 20

Reconstruyeron por primera vez los rostros de tres momias egipcias a partir de ADN de hace 2.000 años

0
280

El estudio determinó que los antiguos egipcios eran más parecidos a las personas del Mediterráneo y Oriente Medio que a los actuales habitantes del país

Una momia de más de 2.500 años hallada en 2020 en la necrópolis de Saqqara, al sur de El Cairo (Khaled DESOUKI / AFP)

Un equipo de investigadores forenses de una compañía de tecnología recreó los rostros de tres hombres que vivieron en el Antiguo Egipto hace más de 2.000 años.Basándose en los datos de ADN extraídos de sus restos momificados, los investigadores crearon modelos 3D que muestran cómo los individuos habrían aparecido a la edad de 25 años.

Los científicos de la empresa estadounidense Parabon NanoLabs utilizaron un proceso avanzado conocido como fenotipado del ADN, que implica tomar muestras de ADN y utilizar los datos para predecir los atributos físicos y bioquímicos observables de un organismo, junto con su edad y color de piel. Los tres hombres procedían de la antigua ciudad egipcia de Abusir el-Meleq, al sur de la actual El Cairo.

Las muestras de las momias, cuya antigüedad se estima entre 2.023 y 2.797 años, fueron procesadas por investigadores del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia de la Humanidad y la Universidad de Tubinga en Alemania, instituciones que trabajaron junto a la empresa estadounidense desde 2017.

El trío de momias se denominó JK2134, que data de 776-569 a.C., JK2888, que se calcula que vivió alrededor de 97-2 a.C., y JK2911, que se cree que vivió alrededor de 769-560 a.C. Los científicos tomaron los datos del Archivo Europeo de Nucleótidos (ENA), antes de secuenciarlos y “alinearlos con el genoma humano de referencia”. Luego se realizó una reparación enzimática del daño en cada muestra.

A partir del ADN de las momias,  los investigadores crearon modelos 3D que muestran cómo los individuos habrían aparecido a la edad de 25 años. (Parabon NanoLabs)

Los hallazgos marcan “la primera vez que se realiza un fenotipado completo del ADN en el ADN humano de esta edad”, dijo la doctora Ellen Greytak, Directora de Bioinformática de Parabon en un comunicado.

Al explicar el difícil proceso, la científica dijo que trabajar con ADN humano antiguo puede ser un desafío por dos razones: el ADN a menudo está muy degradado y generalmente se mezcla con ADN de bacterias.

Así y todo, los científicos pudieron determinar que las características de los tres hombres coinciden más con la apariencia de las personas del Mediterráneo y Oriente Medio que con los actuales habitantes de Egipto.

Para predecir el color de la piel, la pigmentación y la ascendencia de los hombres, los científicos de NanoLabs utilizaron un método de fenotipado llamado Snapshot. Usando este método, los científicos llegaron a la conclusión que la complexión de los sujetos era de color marrón claro, con pelo y ojos oscuros y sin pecas.

Luego, los investigadores generaron mallas en 3D que describen los rasgos faciales de las momias. Calcularon mapas de calor para resaltar las diferencias entre los tres hombres y refinar los detalles de cada rostro. Después de eso, el artista forense de Parabon combinó estos resultados con las predicciones de Snapshot sobre los rasgos faciales de las personas.

“Estos resultados son muy coherentes con las conclusiones de Schuenemann et al de que ‘los antiguos egipcios compartían más ascendencia con los habitantes de Oriente Próximo que los egipcios actuales, que recibieron una mezcla subsahariana adicional en tiempos más recientes’ y que tenían un alelo para la piel más clara”, según Parabon Nanolabs.