miércoles, abril 24

Recuento de votos: el Gobierno adjudicó el servicio a una empresa amiga por $7 mil millones

0
154

Pese a la “evaluación” de costos que el Ministerio del Interior habría hecho, el conteo de votos para las presidenciales de este año, costará un 318% más que en las legislativas de 2021.

El servicio de recuento de votos para las elecciones presidenciales 2023 en la Argentina quedó en manos de un grupo en el que Alberto Fernández desconfí.

Esta semana, el Gobierno preadjudicó Entre otras cuestiones, Indra deberá diseñar, planificar, desarrollar y procesar los datos para luego publicar el recuento previsional de resultados a nivel nacional y distrital. el contrato a la firma Indra SI S.A., que de esta manera vuelve a ganarle la pulseada a Smartmatic, tal como lo hizo en los comicios legislativos de 2021. Indra deberá diseñar, planificar, desarrollar y procesar los datos para luego publicar el recuento previsional de resultados a nivel nacional y distrital.

El pasado 24 de marzo se emitió el dictamen de evaluación de  las dos ofertas que tenía el Gobierno y la de la empresa española se impuso por sobre la firma de origen venezolano. En la Casa Rosada explican que ambas propuestas fueron “técnicamente muy completas”, pero que la de Indra resultó económicamente favorable.

En rigor, si el proceso administrativo de contratación avanza sin problemas, el Gobierno le pagará a Indra la suma de $6.656.761.808, que resultó unos 300 millones más económica que la de Smartmatic, que pidió por sus servicios unos $6.991.568.359.

Ya el 5 de marzo pasado,  Alberto Fernández abrió la licitación para contratar a la empresa que prestará el servicio de recuento de votos en las elecciones presidenciales de 2023. De acuerdo a un análisis del sitio COMPR.AR, eran dos grandes firmas las que se disoutaban el contrato de casi $7 mil millones.

La empresa Indra SI S.A. tasó sus servicios en $6.667.412.627 mientras que Smartmatic pretende percibir por el recuento de votos unos $6.991.568.359. Hay una diferencia de poco más de $300 millones entre una y otra.

“Las dos propuestas fueron de muy alta calidad, no se sacaron ventajas. Incluso te diría que respecto a las elecciones de 2021, Indra mantuvo los estándares de prestación, pero Smartmatic los mejoró. Lo que hace la diferencia es la oferta económica”, explicaron fuentes oficiales.

En 2021 el Ministerio del Interior adjudicó el servicio de recuento de votos a Indra a cambio de unos $1.594.702.340. Si se compara ese valor con la actual oferta de la compañía, la que casi trepa a los $7 mil millones, en dos años esta prestación se encareció en un 318%. Claro que la contratación de este año es más amplia por tratarse de otra clase de elección. La firma prestará el servicio para las PASO, las generales y una eventual segunda vuelta.

Según el pliego de la licitación, hay un calendario de pruebas y simulacros del sistema que se llevará adelante en los próximos meses. A modo de ejemplo, entre junio y julio se realizarán pruebas “funcionales, de integración y escenarios” de cara a las primarias de agosto. La duración del contrato será por 9 meses.

El Gobierno le pagará a Indra a medida que avancen las distintas etapas de la contratación:

10% del contrato contra aprobación del Plan de Trabajo Definitivo
15% contra aprobación del informe de avance del proyecto de compra de equipamiento informático y de comunicaciones
15% contra la instalación de equipamiento tecnológico en Centros de Digitación de Telegramas y Centros de Datos Internos
10% contra entrega del software completo a la DINE
25% contra aprobación de Entregables de las PASO
15% contra aprobación de Entregables de las Elecciones Generales
10% contra aprobación de Entregables de cierre de contrato.
La Casa Rosada compró sobres casi un 400% más caros que en 2021
En caso de que se produza una segunda vuelta, el presupuesto final acordado se incrementará en un 10%.

Además de esta contratación, la Casa Rosada ya avanzó con la compra de 129 millones de sobres a cambio de $1.473.180.000, es decir, $11.42 cada sobre, cuando en 2021 su precio unitario fue de $2,3. En aquel entonces la contratación fue por $147.200.000. Es un incremento del 396,52%.

Si se tiene en cuenta que la inflación acumulada entre marzo de 2021 y enero de 2023 fue del 189,23%, esta compra se realizará a un valor del 200% por encima de estas cifras. En el Gobierno explicaron que se debió a la crisis del papel, que afecta a toda la industria.