Remes Lenicov: “Así como va el país, no funciona: no hay crecimiento posible con 50% de inflación”

0
227
En una entrevista, el ex ministro de Economía de Eduardo Duhalde explicó que el principal problema de la Argentina es la inflación: «Es algo del siglo pasado, en el mundo no se discute más la causalidad de la suba de precios»

El rumbo económico del Gobierno Nacional recibe cuestionamientos desde diferentes ángulos ideológicos, incluso por parte de integrantes de la propia coalición oficialista, dividida entre aquellos que claman por una reducción del déficit fiscal y otros que exigen “poner plata en el bolsillo” de los argentinos, atentos a las cada vez más cercanas elecciones legislativas de este año.

Alejado de la gestión política desde hace casi dos décadas, el ex ministro de Economía de Eduardo Duhalde, Jorge Remes Lenicov, analizó la actualidad en un encuentro virtual organizado por la Fundación Mediterránea, reproducido por Perfil.

Allí, el economista -que se encuentra en Bruselas por trabajo- advierte sobre la imperiosa necesidad de atacar la inflación: “Según datos del Banco Mundial, ningún país crece con inflación superior al 20%”. Por eso, Remes Lenicov apuntó que “desde 2010 a la fecha, Argentina tiene niveles de inflación que exceden holgadamente ese porcentaje”.

“Es algo del siglo pasado, en el mundo no se discute más la causalidad de la suba de precios. Hoy día no hay más 10 países con inflación alta. Los desarrollados tienen uno y medio, y los países en vías de desarrollo tienen 4 o 5% anual”, continuó.

Al momento de opinar sobre el actual rumbo económico, el ex funcionario fue contundente en sus críticas: “Hace una política fiscal que mira para el norte, la monetaria va para el sur, la de ingresos va para el este, y la cambiaria para el oeste, así no se puede”.

Y agregó: “La economía es un sistema de vasos comunicantes: cualquier cosa que uno hace, impacta en el resto. Por ejemplo, si uno aumenta los impuestos, se incrementa la evasión. Esas decisiones las toma el ministro de Economía, pero depende de la política porque es el Presidente el que decide”, explicó el exministro, quien a su vez apuntó contra la dirigencia política como una de las grandes responsables de lo que sucede porque “es la que define hacia dónde hay que ir”. Por ello, llamó a la clase política a “respetar las leyes de la economía, que no están escritas, pero existen”, porque si no “caemos en el voluntarismo y la magia”.

Luego avanzó en un análisis sobre las causas que llevaron a la Argentina a registrar una pobreza del orden del 42%: “Dedicamos muy poco tiempo a discutir la causalidad de los problemas. La pobreza, por ejemplo, es un problema, pero hay pobreza porque falta empleo, y no hay empleo porque falta inversión, y no hay inversión porque no hay ahorro. Nos engañamos a nosotros mismos como sociedad y hacemos aparecer problemas que son derivados de los problemas originarios, que nunca se analizan seriamente”.

Para el exministro de Economía, “la política tiene que convencerse de que, así como va el país, no funciona”. “Esto es como una escalera, y el primer escalón en el corto plazo es la inflación”, expresó.

Remes Lenicov es recordado por su rol tras la crisis del 2001: a diez días de la salida de Fernando De la Rúa y en plena explosión política, social y económica, desarmó la convertibilidad con una fuerte devaluación, ordenó la pesificación de los depósitos bancarios y las deudas tomadas en dólares, avanzó con la indexación de las tarifas, llevó adelante una reforma del Banco Central, sentó un acuerdo fiscal con las provincias, avanzó con la negociación de la deuda e impulsó planes sociales. Sobre estas medidas, Remes Lenicov recuerda: “​En 2002 tomamos medidas heretedoxas por la situación, pero el corazón fue ortodoxo: congelamos el gasto, revertimos el déficit, no gastamos nada y el Central tenía una pauta de cuánto emitir”, recordó. Y advirtió: “Uno tiene que hacer cosas que a veces no le gusta a la gente, para bien del país, no se puede gobernar con encuestas”.