sábado, septiembre 19

Retenciones e impuestos a la soja: cuánto le queda al que produce, al dueño del campo y al Estado

0
134

Retenciones e impuestos a la soja: cuánto le queda al que produce, al dueño del campo y al Estado

La suma de retenciones y otros impuestos que capta el Estado es 133 veces más que lo que le queda de ganancia a quien produce soja en campo alquilado.

La suma de retenciones y otros impuestos que capta el Estado (ya sea la Nación, las provincias y los municipios) es 133 veces más que lo que le queda de ganancia a quien produce soja en campo alquilado.

Así lo reveló un cálculo que realizó el productor Néstor Roulet, ex vicepresidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y ex secretario de Agregado de Valor de la Nación. 

Según sus estimaciones, la brecha es entre los 3,96 US$/ha de ingreso neto para el productor arrendatario en relación a los 529,17 USS/ha que cobran entre los distintos organismos públicos que gravan la renta agrícola.

Los derechos de exportación representan la porción mayor, unos 346,50 US$/ha, pero hay otros 40,78 US$/ha que aporta el productor entre Impuesto al Cheque, Ganancias e Ingresos Brutos.

Y a esas cifras se suman los 141,89 US$/ha que debe pagar el dueño del campo por Impuesto a las Ganancias (US$ 79,60), al Cheque (US$ 3,31), Bienes Personales (US$ 18), Impuesto territorial (US$ 20), Tasa Municipal (US$ 12), Ingresos Brutos (US$ 5,12) y Sellado de contrato (US$ 3,86).

Si se tratara de un plazo fijo, la tasa de interés en dólares que cobraría el que invierte 741 US$/ha en la siembra de soja en campo alquilado es de 0,53% de rentabilidad anual. En números absolutos, en el mismo ejemplo, la ganancia es de 3,96 US$/ha.

Soja: cuánto le queda al que produce, al dueño del campo y al Estado

Soja: cuánto le queda al que produce, al dueño del campo y al Estado

La hipótesis de Roulet es en base a un caso de campo alquilado, a 300 km del puerto, con un rendimiento de 3,5 tn/ha y con el pago de alquiler de 1,2 tn/ha.

Según ese modelo simulado, al ingreso total de dólares que ingresan al país por una hectárea de soja (US$ 1.155), Roulet le restó las retenciones (US$ 346,50), el costo del puerto (US$ 22,75), de la producción (US$ 465,01), del alquiler (US$ 276) y otros aportes impositivos (US$ 40,78).

Otro actor que Roulet incluyó en el análisis es «el dueño del campo que hace otras alternativas productivas y alquila parte de su campo«. En ese caso, al ingreso bruto por hectárea del alquiler (US$ 276) le descontó el costo de infraestructura (US$20) y el costo impositivo (US$ 141,89) para llegar a un ingreso final de 114,11 US$/ha, que también termina siendo un monto menor que los 141,89 US$/ha que capta el Estado de este eslabón de la cadena, que aporta el «capital tierra»

Qué pasa con la rentabilidad

Así las cosas. medido en porcentajes, del total de 1.155 US$/ha totales un 45,80% le ingresa al Estado, un 40,3% se va en costos de producción, un 9,88% obtiene el dueño del campo, un 1,97% representa los costos de puerto, un 1,73% los costos de infraestructura y un 0,34% queda como ingreso al productor que siembra en campo alquilado.

La suma de retenciones y otros impuestos que capta el Estado es 133 veces más que lo que le queda de ganancia a quien produce soja en campo alquilado

La suma de retenciones y otros impuestos que capta el Estado es 133 veces más que lo que le queda de ganancia a quien produce soja en campo alquilado

Expone Roulet que «la rentabilidad es un índice que mide la relación que existe entre la utilidad o ganancia obtenida o que se va a obtener, y la inversión realizada o que se va a realizar para poder obtenerla». Y en ese sentido, concluye, que el productor que siembra en campo alquilado arriesga 741 U$S/ha que equivale a 3.2 tn/ha, para obtener una ganancia de tan solo el 3,96 U$S/ha. con una rentabilidad anual de 0,53%

En tanto, al dueño del campo que lo alquila a 1,2 tn/ha, una vez restado el costo impositivo le quedan neto 114,11 US$/ha, lo que equivale a cobrar 0,5 tn/ha. e implica una rentabilidad anual de 0,95%.

f:IProfesional