Reynoso estiró sus alegatos

0
474

7 DE Marzo 2020 Ayer expuso durante seis horas y seguirá el lunes. Es el segundo juicio en su contra.

El exjuez Raúl Reynoso alegó ayer durante seis horas en el segundo juicio que afronta en su contra. Tras escucharlo, el Tribunal Oral Federal (TOF) II dispuso un cuarto intermedio hasta el lunes.

Ese día Reynoso seguirá con los alegatos y se espera, si dan los tiempos, el veredicto. Además de Reynoso son juzgados Delfín Castedo, sindicado como un capo narco, el abogado Luciano Ciscato y el empleado judicial Miguel Saavedra. El fiscal Carlos Amad anticipó que el lunes no hará uso del derecho a replica.

Ayer Reynoso trató de despegarse de todas las acusaciones. También hizo uso de la palabra su abogado Matías Gutiérrez Perea.

El fiscal Amad había solicitado el jueves una condena de 10 años de prisión, por considerarlo coautor de los delitos de cohecho pasivo, falsificación de instrumento público y concusión.

«Era el director de la banda. Había convertido el juzgado en Ducado, donde nada se hacía sin que él lo ordenara», afirmó durante esa audiencia el fiscal al referirse al ex magistrado y todas las maniobras por las que llegó a debate en el segundo juicio que se le realiza por hechos de corrupción.

El fiscal valoró la investigación previa que permitió llegar al juicio, que dejó en «evidencia los delitos cometidos por Reynoso desde el juzgado federal de Orán, con la connivencia de empleados, abogados y otros funcionarios».

Castedo está acusado del delito de cohecho activo, mientras que Ciscato de cohecho activo y falsedad de instrumento público. Saavedra está acusado de cohecho pasivo.

Las actuaciones que derivaron en las acusaciones penales surgieron de una investigación impulsada por los fiscales Diego Iglesias y Eduardo Villalba, quienes iniciaron las pesquisas.

Los otros pedidos

En marzo del año pasado, el exjuez Raúl Reynoso fue encontrado culpable de favorecer a narcotraficantes con resoluciones judiciales a cambio de dinero y bienes. Recibió la pena de 13 años.

En el segundo juicio, el fiscal Amad pidió para Ciscato cuatro años de prisión por los delitos de cohecho activo y falsificación de instrumento pública en calidad de partícipe necesario. En cuanto a Castedo, requirió la misma cantidad de años de cárcel por cohecho activo y la participación necesaria en la falsificación.

Para Saavedra, en tanto, solicitó también cuatro años de prisión, pero por el delito de cohecho pasivo. 

El segundo juicio contra Reynoso arrancó el 10 de febrero.