Riesgo país, cerca de los 2.000 puntos: impacto negativo en inversiones y financiamiento de empresas

0
108

El riesgo país superó los 1.900 puntos y rozó el récord post reestructuración de deuda. ¿Cuáles son las razones y como seguirá, según los analistas?

Riesgo país, cerca de los 2.000 puntos: impacto negativo en inversiones y financiamiento de empresas

El riesgo país es un índice que elabora el JP Morgan que refleja la sobretasa que paga un país financiarse respecto al bono del Tesoro de los Estados Unidos a 10 años. El riesgo país argentino -o sea el sobrecosto que pagan los bonos soberanos – superó este martes 18 de enero la barrera de los 1.900 puntos. Llegó a tocar los 1.910 puntos con lo cual quedó muy cerca del récord registrado tras la reestructuración de la deuda en dólares con los acreedores privados finalizada en septiembre de 2020, aunque finalmente la jornada cerró en 1894 puntos.

El máximo post canje de deuda se alcanzó el 30 de noviembre de 2021 cuando el riesgo país se ubicó en 1.914 puntos.

El 23 de marzo de 2020, previo a la reestructuración que llevó adelante el ministro de Economía Martín Guzmán, el riesgo país culminó en 4.362 puntos, «y fue el último pico» antes del canje, indicó a Profesional Pablo Waldman, estratega senior de Inviú, y alegó que «lógico por como se mide que si tenes un bono defaulteado va a dar un número alto».

El director de la Fundación Libertad y Progreso, Aldo Abram, recordó que «el periodo donde tuvimos más riesgo país es entre finales de 2001 que estábamos yendo al default hasta que arreglamos con los bonistas a finales de 2005».

El riesgo país es un reflejo de la capacidad o disposición de pago de una nación de su deuda, Y en esa cálculo inciden desde los fundamentals económicos hasta la percepción de la situación futura.

Tras el canje de deuda, con los nuevos bonos, el riesgo país en septiembre de 2020 había descendido hasta 1.083 puntos pero en el mercado alegan que como la operación no restableció la confianza de los inversores, empezó gradualmente la tendencia alcista.

Al respecto, Javier Rava, analista de Rava Bursátil, planteó que «el riesgo país a estos niveles alarmantes está demostrando que la reestructuración de deuda fue totalmente fallida porque no hubo atractivo que supere la desconfianza en los títulos públicos, por lo tanto, representa una probabilidad de impago en aumento (para 2024 y 2025, amortizaciones grandes) y la exigencia de tasas en dólares es aún mayor».

«Los números ya son escandalosos pasado tan cerca de un canje de deuda, son cifras que representan tanto riesgo que prácticamente aleja a muchísimo inversor por más arriesgado y agresivo que sea», destacó.

Las dudas sobre un acuerdo con el FMI es el principal motor de la suba del riesgo pais, según analistas

Las dudas sobre un acuerdo con el FMI es el principal motor de la suba del riesgo pais, según analistas

¿Cuáles son los razones de la suba del riesgo país?

Los economistas consultados por iProfesional atribuyeron la escalada del riesgo país a una combinación de factores locales y contexto global más adverso que aumenta la aversión de los inversores que salen de los activos de mercados emergentes como Argentina, lo que en la jerga financiera se llama fly to quality.

Aunque en el caso de Argentina creen que el riesgo país responde mayormente a causas locales vinculadas a la incertidumbre de las negociaciones de un acuerdo con el FMI.

Waldman explicó «el riesgo país es la otra cara de la moneda de la caída de los bonos en dólares que están cayendo principalmente por las dudas sobre la posibilidad de que el gobierno y el FMI firmen un acuerdo de acá a marzo que es cuando hay que hacer un pago muy importante» al organismo internacional.

Según su visión, otro motivo «pero muy secundario» que podría estar afectando el riesgo país es la «posibilidad de que tengamos una sequía, por el impacto en la cosecha y las divisas que van a entrar en el futuro».

«Pero el gran tema son las dudas sobre un acuerdo con el FMI. Si bien en el mundo hoy la renta fija en todos lados tiene problemas porque las tasas tienden al alza, Argentina está en un nivel tan alto que esos movimientos internacionales apenas que la afectan de costado, y la dinámica interna y el FMI son más relevantes», opinó.

Para Leonardo Chialva, analista de Delphos Investment, «claramente el mercado sigue incrementando la probabilidad de un no acuerdo con el FMI, me parece que es el principal driver que hoy tienen los bonos, creo que el 99% del riesgo país es por ese tema».

«Se observa un gran malestar de los grupos de bonistas del exterior, que se jugaron por cerrar ellos primero un acuerdo con la promesa que luego venía el acuerdo con el FMI. Creo que todo el partido del precio de los bonos, y por ende del riesgo país, se juega en ese terreno», juzgó.

De igual diagnóstico, el analista Gustavo Ber aseveró que el alza del riesgo país «se debe a la combinación de incertidumbre sobre el FMI y un contexto externo adverso que afectó el apetito por riesgo global»

«A las diferencias técnicas sobre el sendero fiscal con el organismo, se suma la falta de avances políticos con la oposición que acentúa la incertidumbre respecto al respaldo y la viabilidad de cerrar un acuerdo en tiempo y forma», subrayó.

En la misma línea, Lucas Yatche, jefe de estrategia de Liebre Capital, adjudicó la trepada del riesgo país a «expectativas deterioradas en el mercado local, la conferencia de Guzmán con los gobernadores (sobre las negocaciones con el FMI) no convenció, generó dudas y los inversores pricean mayor probabilidad incumplimiento» del pago del vencimiento de deuda de marzo con el organismo, lo cual origina incrementa «los riesgos de impago de la deuda privada».

También aludió a que «las perspectivas de menor ajuste fiscal en los próximos años genera mayor riesgo para la deuda, porque si no tenemos equilibrio fiscal la probabilidad de acumulación de reservas y de pago de vencimientos de capital e intereses se complica».

Según Abram, «el mas importante de los factores por el que el riesgo país está en el actual nivel es que hoy no se visualiza que Argentina tenga perspectivas en el largo plazo de crecimiento sostenido ni de recuperar la credibilidad como para tener crédito y poder refinanciar los pagos de deuda»

«Esas perspectivas empeoraron por las dudas que surgen por el acuerdo con el FMI», recalcó.

Por su parte, Gloria Patrón Costas, analista de renta fija de PPI, atribuyó la reciente suba del riesgo país a «la ausencia de un rápido acuerdo con el FMI y la posibilidad de incurrir en un incumplimiento del pago por u$s 2.879 millones en marzo» que «presionan sobre las cotizaciones de los bonos argentinos que se desplomaron +9/+11% en lo que va del año y borraron toda la recuperación de diciembre».

«La falta de entendimiento con el Fondo implica un peor escenario para la deuda dado que complica el pago de los vencimientos en los primeros años.Basta mirar los movimientos dentro de la curva de CDS (Credit Default Swaps) Las probabilidades a 3 y 4 años suben 1.000 punto básicos en promedio, mientras que la probabilidad acumulada a 2 años saltó 1.637ps en las primeras dos semanas del año», remarcó.

Patrón Costas evaluó que a la incertidumbre local «se suma también un clima desafiante a nivel internacional, entramos en un mundo de tasas más altas con el tono más duro de la FED y el universo de deuda emergente se ve perjudicado, y los países con desequilibrios en lo monetario y dificultades en las balanzas de pagos son los que peor caen parados», por lo que «no sorprende que Argentina, dentro de este grupo, sea el más perjudicado».

En ese sentido, Sebastián Menescaldi, director de Eco Go, afirmó que «más allá de la idiosincracia de Argentina, que explica el elevado nivel del riesgo país a pesar de la reestructuración, creo que parte de la suba reciente responde al deterioro del valor de los activos emergentes como consecuencia de los cambios en la política monetaria internacional».

«Ello se refleja en los valores de los activos emergentes que acumulan en el año un deterioro de 4,6% y exhiben el menor nivel desde la salida del COVID. Por su parte, los efectos sobre nuestro país se ven amplificados por elevado beta y por las dificultades que se muestran en el avance de la negociación con el FMI», planteó.

¿Qué consecuencias trae?

Waldman señaló que el alto nivel de riesgo país «imposibilita el acceso al mercado voluntario de deuda, en estas tasas evidentemente no se puede emitir, pero más allá del soberano, impacta también sobre las posibilidades de financiamiento de las empresas y de las provincias, y algún otro municipio como CABA, o sea que condiciona mucho la inversión, lo que a su vez condiciona el crecimiento».

El analista financiero Christian Buteler advirtió que este nivel de riesgo país «puede llegar a complicar en algún momento a las empresas, que todavia siguen colocando deuda, algunas operaciones se pueden hacer»

«Pero obviamente el valor del riesgo país un inversor lo mira por más que esté invirtiendo en una empresa, y lo toma en cuenta. Si esto sigue así, ahí puede haber un dolor de cabeza, que se traducirá en mayor tasa que tenga que pagar un privado para poder colocar deuda; ese creo que es el principal daño», auguró.

En la misma tónica, Fernando Baer, economista senior de Quantum Finanzas,  dijo que «inicialmente encarece el riesgo de financiamiento del soberano, y ello se puede trasladar al costo de financiamiento de las empresas».

En ese marco, un informe de Rava Bursátil explica que «si el riesgo país es alto puederepercutir además negativamente en la llegada de inversiones a largo plazo, clave para realizar obras».

¿Hay un nivel crítico?

Consultado acerca de si existe un nivel crítico que si se supera puede potenciar aún más los problemas, Waldman consideró que «no, porque con este riesgo país igual no podes emitir deuda o sea que si el riesgo es 1.700 puntos, 1.900 puntos o 2.100 puntos no cambia demasiado».

«Quizás 2.000 puntos llama la atención psicológicamente por ser un número grande y redondo, pero no cambia demasiado», añadió.

En sintonía, Baer afirmó que «arriba de ciertos niveles, no hay financiamiento disponible; no hay un nivel óptimo».

Buteler coincidió en que «no hay un valor psicológico, uno puede tomar números redondos de que superó los 1.900, pero la verdad es que estos niveles te marcan que estás muy lejos del mercado de crédito».

A su vez, un operador del mercado sostuvo que «el riesgo país ya pasó el nivel de potencialmente complicado, porque en este punto te marca el riesgo que enfrenta una inversión de largo plazo extranjera y son cifras tan elevadas que Argentina ni figura en las consideraciones» y acotó que «por otro lado también te marca la sobretasa que debería abonar el país para tomar credito exterior, y está más que claro que el financiamiento está totalmente cerrado».

El riesgo país podría bajar si hay aSi no hay acuerdo con el FMI, el riesgo país podría superar los 2.000 puntos, según estiman en el mercado

El riesgo país podría bajar si hay aSi no hay acuerdo con el FMI, el riesgo país podría superar los 2.000 puntos, según estiman en el mercado

¿Que pasará con el riesgo país si hay o no acuerdo con FMI?

Abram estimó que «si se acuerda con el FMI, veríamos una baja importante del riesgo país, pero no creo que a niveles que uno pueda pensar que los bonistas consideran que Argentina tiene altas probabilidades de incrementar su credibilidad y por lo tanto crecer y aumentar su crédito».

«Creo que todavía va a tener niveles altísimos de riesgo país porque sino se hacen las reformas estructurales que claramente no van a estar en el acuerdo con el FMI que va a ser de condiciones mínimas porque las dos partes quieren acordar, yo creo que la mayoría de los que podrían invertir en nuestros bonos se van a mantener alejados», especuló.

Yatche concordó que «si hay un incumplimiento con el FMI, el riesgo país va a seguir aumentando» y «si hay acuerdo debería bajar».

No obstante, aclaró que «el acuerdo con el FMI es condición necesaria pero no suficiente para que la economía recupere de forma sostenida, y también es condición necesaria para que los bonos vuelvan a precios más normales» pero «para que eso suceda se necesitan medidas».

Para Waldman, «cuanto podría subir o bajar si hay acuerdo, depende en gran parte de que programa se firma y su cumplimiento posterior». Te puede interesar

A su vez, un operador de mercado vaticinó que un escenario de no acuerdo con el FMI «sería defaultear a los bonos y es hasta difícil hacerse una imagen de hasta donde podrían llegar pensando en que comprarlos puedan justificar un futuro canje con quita agresiva y demás, pero no me extrañaría que supere los 2.500 puntos en ese caso, aunque pasa a ser un número irrelevante dado el contexto».