domingo, septiembre 25

Ruta de la seda: expansión china enArgentina y concesiones peligrosas

0
113

El Gobierno reimpulsa los más de 20 acuerdos que firmó con el gigante asiático en el último año. En un debate de TN, los especialistas Diego Guelar, María del Pilar Álvarez, Fernando Pedrosa y Max Povse analizaron los riesgos y cómo la Argentina debería negociar con China. Con la conducción de Carolina Amoroso.

Más de 20 proyectos, millones de dólares prometidos y una estrategia de avanzar sobre el país. China quiere acelerar los múltiples acuerdos que firmó con la Argentina en el último año para concretar el desembarco que tanto le preocupa a Estados Unidos y que despierta suspicacias por los antecedentes de los negocios chinos en otras partes del mundo.

Del debate en TN participaron Diego Guelar, exembajador argentino en China y Estados Unidos; María del Pilar Álvarez, doctora en Cs. Sociales, especialista en Asia e investigadora CONICET; Fernando Pedrosa, doctor en Cs. Sociales y director del grupo de Estudios de Asia y América Latina de la UBA; Max Povse, profesor e investigador de la UBA y especialista en política exterior china.

El origen de la Ruta de la Seda y su expansión en la Argentina

Es la iniciativa más importante de Beijing hacia el mundo. “La Ruta de la Seda es la política exterior de China”, sintetizó Diego Guelar durante el encuentro en TN. La lanzó el presidente Xi Jinping en 2013 con el objetivo de impulsar iniciativas de infraestructura que terminen beneficiando el comercio y la conectividad hacia China.

El presidente Alberto Fernández acordó el ingreso de la Argentina a la ruta de la seda china durante su visita a Beijing en febrero de 2022. (FOTO: Presidencia, Esteban Collazo/AFP)
El presidente Alberto Fernández acordó el ingreso de la Argentina a la ruta de la seda china durante su visita a Beijing en febrero de 2022. (FOTO: Presidencia, Esteban Collazo/AFP)

Primero se concentró en la región asiática, para luego expandirse hacia África y al resto del mundo. Tanto creció el proyecto que se abrió a la Ruta de la Seda terrestre y marítima y hoy abarca a más de 130 países. “Aparece con toda fuerza una China poderosa, expansiva y principal socio en todo el mundo, eso es el proyecto”, agregó Guelar.

Después de meses de negociación, Argentina firmó su adhesión en febrero de este año durante un viaje de Alberto Fernández a Beijing. El convenio con el país incluye 14 proyectos de infraestructura en todo el país. También hay otros 10 acuerdos en marcha en el marco del llamado Diálogo Estratégico para la Cooperación y Coordinación Económica (DECCE). Es la estrategia china en la Argentina.

Tal como contó TN semanas atrás, la mayoría de estos proyectos estaban frenados por distintos motivos y peleas internas del Gobierno. Con la llegada de Sergio Massa al Ministerio de Economía, tanto en Casa Rosada como en Beijing apuntan a reimpulsar todas estas iniciativas. Hasta el momento sólo 5 tuvieron algún tipo de avance. Preparan un viaje a China para afianzar esta evolución.

Debates en TN: dudas sobre Atucha III, la central nuclear china que se construirá en la Argentina

Demoras en los proyectos: ¿son compatibles?

Más allá de lo económico, la tecnología y la infraestructura china genera dudas en distintos sectores de la Argentina. “Hay un problema con la infraestructura por cómo China está acostumbrada a hacer negocios en casa y cómo en otros países”, explicó Max Povse durante el debate en TN. Allí se puede ubicar, entre otros, el proyecto de Atucha III, donde se negocia la transferencia de tecnología.

“En Argentina también hay problemas porque hay muchos sectores de veto que se oponen a los proyectos que afectan lo medioambiental o a la matriz energética”, agregó Povse, haciendo foco en dos puntos fundamentales a la hora de pensar en un desarrollo productivo limpio y sustentable.

Todos los presentes consideraron que estos proyectos representan una gran oportunidad para la Argentina, pero que tienen que estar vinculados al desarrollo productivo del país. María del Pilar Álvarez señaló: “La oportunidad está si se vincula con los modelos de desarrollo industrial porque la Argentina tiene que generar otras industrias, diversificarlas”.

El Gobierno apostó a la relación con China y abrió la puerta a múliples contratos y acuerdos. (Foto: Liu Weibing/Xinhua via AP)
El Gobierno apostó a la relación con China y abrió la puerta a múliples contratos y acuerdos. (Foto: Liu Weibing/Xinhua via AP)

En la misma línea, Fernando Pedrosa advirtió que “la dependencia de un solo país es peligrosa” y que en el “siglo de Asia” hay que pensar que “China queda en Asia, pero no es todo el continente”. “Hay buenos clientes asiáticos, como por ejemplo Vietnam, que hoy es nuestro cuarto comprador, y le siguen India, Corea del Sur”, señaló el experto, para luego concluir: “Tenemos que evitar ser dependientes de una potencia como China”.

Temores por la deuda: el fantasma de África

Uno de los principales reparos que ponen los detractores de los acuerdos con China es el riesgo de la deuda y la dificultad de repago. Es un debate que emerge, entre tantos otros, con el proyecto de Atucha III, donde por más que los detalles no estén cerrados desde la oposición aseguran que el pago posterior a que entre en funcionamiento la central será muy elevado.

María del Pilar Álvarez explicó que “en África hubo casos de inversiones que terminaron en expropiaciones de recursos e investigaciones de malas prácticas con los trabajadores locales”, pero lo relacionó a la situación de mayor vulnerabilidad de los Estados: “No quiere decir que vaya a pasar lo mismo en el resto del mundo”.

De todos modos, pidió “analizar la transferencia tecnológica y de mano de obra, algo que no pasó en esos países africanos”. Todos coincidieron: “es la capacidad de cada Estado para negociar”. Por eso, Fernando Pedrosa pidió que el Gobierno ponga “personal eficiente y capacitado para llevar adelante estas negociaciones”. “Negociar con EEUU o la UE es hacerlo con culturas parecidas, pero con China es otro mundo”, agregó.

Por su parte, el investigador Max Povse aseguró que “hay una cuestión sobre ‘la trampa de la deuda’” y esgrimió que “China no entrega dinero sólo porque quiere construir el desarrollo en otros países, sino que saca mucho provecho”. Explicó que “cualquier potencia que está saliendo al mundo” puede tener esta estrategia y finalizó: “En todos los proyectos, sobre todo en América Latina, habrá un banco y una empresa estatal china”.