Saenz criticó al Ejecutivo por quitar el capítulo tabacalero de la Ley Bases y ceder frente al lobby del “Señor Tabaco”

0
383

Gustavo Sáenz dijo que es “una vergüenza” que ese artículo no figure en el nuevo proyecto del Ejecutivo y habló de presiones “de algunos diputados”

El Gobierno envió finalmente un nuevo proyecto de Ley Bases, con algunas modificaciones clave que podrían facilitar su aprobación tanto en general como en particular. Luego del fracaso de febrero, ahora el Ejecutivo confía en que tendrá los apoyos necesarios para conseguir la herramienta que consideran clave para la gestión

Sin embargo, un punto del que no se habló demasiado provocó fuertes críticas de uno de los gobernadores aliados. Se trata del capítulo tabacalero que proponía que todas las empresas del sector paguen los mismos impuestos. Para el mandatario salteño Gustavo Sáenz, la decisión del Ejecutivo de no incluir esa modificación es “una vergüenza” que responde al lobby del “Señor Tabaco”.

Sin nombrarlo, Sáenz se refirió a Pablo Otero, dueño de Tabacalera Sarandí, que paga menos que sus competidores ya que tiene en la Justicia un amparo contra el impuesto mínimo al cigarrillo.

“Me enteré por los medios de que habían sacado del capítulo fiscal la modificación de impuestos al tabaco, y recibimos el proyecto sin este capítulo. Y la verdad que estoy desconcertado, desorientado, desilusionado, un poco de todo”, afirmó Sáenz hoy.

Durante una entrevista con el periodista Marcelo Longobardi en Radio Rivadavia, el mandatario describió que la empresa favorecida“se autopercibe como Pyme pero factura más de 800 millones de dólares; se dice nacional pero no compra un solo kilo de tabaco argentino porque todo lo importa desde Brasil, y desde 2018 no paga los impuestos, por artilugios legales o por lo que sea, y le debe al fisco más de 2000 millones de dólares”

Sáenz aseguró que la decisión de quitar ese artículo de la Ley Bases la tomó “un grupo de diputados que no conocen las economías regionales, que no han visto en su vida una plantación de tabaco, la cantidad de puesto de trabajo que genera y la cantidad de gente que vive del tabaco y de las plantaciones”. Por eso, le pidió al presidente Javier Milei que introduzca el artículo en el proyecto para que esos legisladores “queden evidenciados en el Congreso”.

“Si acá estamos hablando de que algunos diputados presionan para que se saquen algunos artículos de la ley que de es de un privilegio vergonzoso hacia una persona o una empresa, nos pone a todos en una situación de indefensión total. Hay una persona que ha evadido al fisco más de 2000 millones de dólares, que ha perjudicado enormemente a aquellos que trabajan y apuestan a la Argentina, y nadie dice nada”, siguió el gobernador.

El gobernador contó además que recibió presiones para que no hable del tema, algo que también contó el propio Longobardi. Sin embargo, dijo que no tiene miedo y que va a seguir con el reclamo.

“Para mí, el miedo paraliza, no me permitiría hoy estar hablando y plantear lo que vengo planteando y tratar de ir a fondo con esto, que se trate este capítulo y que pongan la cara los que lo tengan que poner. La Justicia debería haber actuado para ver quiénes son los que acompañan y ayudan para que esta situación irregular, injusta y hasta ilícita se investigue de una buena vez por todas”, dijo.

“Es una vergüenza total. Hay muchísimas cosas de la ley que son muy buenas y hay que acompañarlas, lo vengo diciendo desde el primer momento, son las herramientas que necesita el Ejecutivo, soy uno de los dialoguistas, de los que dicen que hay que acompañar y ayudar. Pero la verdad que la esperanza empieza a perderse con este tipo de cosas, con decisiones en las que no hemos tenido nada que ver aquellos que tenemos intereses creados en este tema y que venimos peleando hace mucho tiempo para que esta empresa pague lo que tiene que pagar, como pagan todos los productores que apuestan al tabaco”, siguió Sáenz.

El gobernador contó además que ayer recibió el llamado de un funcionario nacional que le prometió que ese artículo de modificación del regimen impositivo del sector tabacalero se iba a tratar más adelante con un nuevo proyecto. Sin embargo, dejó en claro que descree de esa posiblidad: “Mañana no existe, no se va a tratar más este tema, va a seguir teniendo este privilegio este señor, va a seguir sin pagar y van a seguir los otros pagando lo que él no paga. Y van a seguir estos privilegios que afectan a la credibilidad de la política”.

Al respecto, esta mañana se expresó al respecto el vocero presidencial, Manuel Adorni, quien afirmó que precisamente se va a presentar un proyecto luego de la Ley Bases.

“No vamos a quedar presos de peleas entre lobbys, internacionales o locales, que entorpezcan el tratamiento de la ley que necesitamos todos los argentinos. Después vamos a evaluar qué es lo mejor para el país, para Massalin, para Sarandí, para sus voceros. No nos metemos con este debate que le hace mal a los argentinos. Se va a presentar más adelante una ley donde se termine con estos lobbys que no le hacen bien a nadie”, dijo en Radio El Observador.

Anoche, una vez que se conoció el envío del nuevo proyecto de Ley Bases, Sáenz se había expresado en su cuenta de X contra el “Señor Tabaco”.

“Señor presidente, las provincias del Norte, y todos los ciudadanos del resto del país, le pedimos que no claudique ante las presiones e intereses que Usted mismo ha atacado en público. No se deje ganar por el Señor Tabaco”, escribió el mandatario.

El día que Javier Milei le apuntó a “El señor del Tabaco”

En febrero, luego de que el proyecto original de Ley Bases quedara trunco en la Cámara de Diputados, durante la votación en particular del articulado, Javier Milei había cuestionado a “El señor del Tabaco”.

Al llegar a Roma para su encuentro con el Papa, el 9 de febrero el Presidente había escrito un largo hilo en su cuenta de X como descargo por el fracaso del proyecto. “El gobierno mandó un proyecto de ley al Congreso de la Nación para devolverle la libertad a los Argentinos. En ese proyecto de ley está reflejado nuestro proyecto de país. Un país libre, donde los ciudadanos puedan vivir su vida sin depender de un burócrata que pide una coima para liberar una importación. El gobierno no necesita la ley. Los argentinos la necesitan. Y la vamos a conseguir, más tarde o más temprano. Porque la voluntad de unos pocos convencidos es más poderosa que la de muchos sin principios ni moral”.

Y añadió: “Lo que sucedió en el Congreso representa a la perfección el problema al que nos estamos enfrentando. Un conjunto de políticos que van a hacer lo imposible para mantener sus privilegios. La casta. Lo venimos diciendo desde que nos metimos en política. Sabíamos que iba a pasar”.

En su mensaje, titulado “Cambio de reglas”, Milei deslizó críticas implícitas a los mandatarios provinciales que se plantaron ante artículos puntuales del paquete de leyes: “Y eso es lo que vamos a hacer. No vamos a ser cómplices de los negocios de algunos con la industria pesquera, con el Señor del tabaco, con las empresas petroleras o con cualquiera de los otros intereses especiales que hacen lobby y ‘persuaden’ políticos para defender sus intereses”.