sábado, julio 20

Schiaretti: “Sergio Massa ya fracasó, es momento de una coalición”

0
190

Nota extraída de TN por Gonzalo Aziz

Militante de un “frente de frentes” que reúna dirigentes de distintos partidos políticos, el gobernador de Córdoba apuntó contra Sergio Massa, Cristina Kirchner, Mauricio Macri, Javier Milei y Patricia Bullrich, en una entrevista exclusiva con TN.

Otro al que cuesta sacarle un título. Juan Schiaretties cordobés pero no hace uso de aquella habilidad que la cultura local les hereda a quienes nacen en aquella hermosa provincia mediterránea: esa ignota capacidad de “jugar al fleje” en cada frase sin perder el respeto ni la elegancia. Schiaretti ostenta sobriedad y un halo de misterio en iguales proporciones.

Decidido a ser “el siguiente” en una lista compuesta por Santiago Derqui, Miguel Juárez Celman, José Figueroa Alcorta, Arturo Illia y Fernando De la Rúa: los cinco presidentes que Córdoba le ofreció a la Argentina. Tres de ellos -Juárez Celman, Figueroa Alcorta e Illia- como Schieretti, también fueron gobernadores provinciales.

“El Gringo” quiere seguir ese legado histórico que otros, como Eduardo Angeloz o José Manuel De la Sota, no han logrado.

Tiene 73 años. Es hijo de un ama de casa y de un empleado ferroviario perseguido por la Revolución Libertadora de 1955 a raíz de su militancia peronista. Hijo también de la educación pública de su provincia, se recibió de contador público en la histórica Universidad Nacional de Córdoba.

Militante de la Juventud Peronista, amenazado por la Triple A, en 1975 tuvo que abandonar Córdoba para radicarse en Neuquén. Luego, la Dictadura lo forzó al exilio en Brasil donde desarrolló un exitoso ascenso profesional que lo llevó hasta la vicedirección de Fiat SA.

La democracia lo trajo de nuevo a la Argentina. Y Menem lo trajo de nuevo a la política de primera línea, de donde nunca más se fue. En 2003 se convirtió en vicegobernador de Córdoba, acompañando en la fórmula a quien luego se convertiría en su socio político de alternancia en el poder provincial: José Manuel de la Sota. Fue gobernador en 2007, cargo al que volvió en 2015 y que conservará hasta diciembre de este año.

Quiere correr la carrera a la presidencia por el carril del medio en un país cuya pista pareciera estar inclinada hacia los costados. Así comienza la conversación…

Juan Schiaretti en entrevista exclusiva con TN. (Foto: TN / Agustina Ribó)
Juan Schiaretti en entrevista exclusiva con TN. (Foto: TN / Agustina Ribó)

– Bueno Juan, gran desafío el suyo de querer ser presidente de un país polarizado con una campaña antigrieta…

– Es que el país no va a dejar atrás la decadencia si no supera la grieta. Yo soy el candidato a presidente que expresa la producción, el trabajo y el tener un país normal. Mientras los polos de la grieta sean los que determinen de qué se habla políticamente en Argentina va a continuar este empate de debilidades y no va a poder gobernar bien quien gane las elecciones.

– Vamos a un asado de amigos… Me imagino que tendrá amigos que son empleadores, empleados, dirigentes, políticos, del público privado, etcétera. Piense en ellos. ¿Usted de verdad siente que hay una demanda anti grieta en la Argentina?

– La gente está harta de la grieta y está harta de la política. Porque la grieta hace que la dirigencia política se pelee como perro y gato y se olvide de la gente. Hay grieta dentro del Frente de Todos y grieta dentro de Juntos por el Cambio. Y ninguno está hablando de los problemas de la gente. Entonces, la gente está harta de las dos cosas: de la grieta y también está cansada de los políticos que están en su mundo. La petición pública, es que los políticos dejen de pelearse y que se ocupen de los temas de la gente.

– Lo que suelen decir los que militan la grieta, es que los antigrieta son tibios…

– Los que están en la grieta son aquellos que, expresando polarizaciones extremas, llevaron al país a tener un empate de debilidad y son incapaces de resolver los graves problemas que tiene Argentina. La firmeza no se demuestra agrietando, la firmeza se demuestra actuando.

Esa maldita grieta

– Salir de la grieta… ¿es con todos?

– Es con los que no sean los extremos de la grieta. Nosotros en este espacio que estamos construyendo junto a Juan Manuel Urtubey, Florencio Randazzo y otros dirigentes del Partido Socialista, de la Democracia Cristiana, vamos a tener unas PASO antes. Pero estamos dispuestos a competir con aquellos otros dirigentes que estén fuera de la grieta, que rechacen la grieta, con los cuales podamos acordar un programa de gobierno y hacer una coalición. A la Argentina no la saca solamente un partido. La saca una coalición de partidos con un programa específico para superar las dificultades del país, que debe hacerse antes de que haya elecciones. Como hicieron países hermanos. Lo hicieron en Uruguay y lo hicieron en Chile.

– Es inevitable pensar en la idea de “la ancha avenida del medio” de Sergio Massa en 2013 que luego en 2015 que no tuvo éxito… ¿Por qué cree que ahora esta bandera puede ser exitosa?

– Primero, el Frente Renovador es parte del kirchnerismo, forma parte del cuarto gobierno kirchnerista, esto para dejarlo en claro. Segundo, las condiciones argentinas son diferentes. La crisis se ha agudizado, apareció la maldita grieta que la trajo el kirchnerismo hace diez años y Cambiemos entró en esa grieta y aumentó la velocidad de la crisis. La decadencia argentina exige sí o sí que haya un programa que trascienda un partido político para poder sacar el país adelante. Exige sí o sí que se respete la institución y exige un gobierno de coalición. Esas son las diferencias en relación al 2015 y al 2019.

– No puedo evitar pensar en aquella famosa foto suya con Urtubey, Massa y Pichetto que no fue para ningún lado…

– Todos sabían que yo, habiendo sido elegido en Córdoba por el mayor porcentaje de la historia de la provincia, no podía decirles a los cordobeses: “Muchachos gracias que me votaron, pero me voy a tentar suerte nacionalmente”. Yo no podía ser candidato a presidente. Planteé claramente que había que seguir con esa fuerza. Por qué no se pudo plasmar y por qué uno fue por un lado y otro para el otro, lo tienen que explicar ellos. Yo no debo explicarlo.

– Usted se lleva muy bien con Mauricio Macri…

– Tengo una relación desde hace tiempo, de cuando él no militaba en política.

– ¿Macri es parte de la grieta?

– Macri veo que está tomando posiciones similares a la de Milei y a la de Patricia Bullrich, que son los que están expresando la grieta dentro de Cambiemos.

“Morales, Manes y Larreta tienen que animarse a hacer algo disruptivo”

– Ahora, cuando usted dice que quiere incorporar, más allá de Urtubey y compañía, a otros que están militando la antigrieta, ¿a quiénes se refiere puntualmente?

– Me refiero a Gerardo Morales, a Facundo Manes y a Horacio Rodríguez Larreta. Los precandidatos que tienen que animarse a hacer algo disruptivo y avanzar en un programa en común que haga que participemos de unas PASO todos compitiendo, para formar luego un gobierno de coalición con ellos. Ellos tienen que ver cómo se ordenan para, coincidiendo con estas ideas que nosotros estamos planteando, podamos competir juntos en unas PASO luego de haber hecho un programa, un gobierno de coalición.

– ¿Coincide conmigo en que la Argentina es un país bastante mesiánico?

– Coincido en que hay una tendencia de parte de la gente a simplificar las cosas, a decir blanco o negro. Y el mundo no es blanco o negro, es gris. Más claro o más oscuro.

– Me refiero a que es personalista, a que se busca siempre en una persona una guía, una salida posible.

– Hay una tendencia en algunos sectores y en muchos dirigentes a procurar soluciones “milagreras”, a creer que con un chasquido de dedos se soluciona todo y la vida no es así en ningún lugar del mundo. No hay soluciones milagreras para ninguna actividad de la vida y mucho menos para la política.

"Aspiramos a pasar a segunda vuelta como fuerza", sostuvo Schiaretti. (Foto: TN / Agustina Ribó)
«Aspiramos a pasar a segunda vuelta como fuerza», sostuvo Schiaretti. (Foto: TN / Agustina Ribó)

– Siguiendo en esta línea… Usted es muy fuerte en Córdoba pero aún tiene un trabajo fuerte por hacer a nivel nacional. Córdoba tiene 4 millones de habitantes en un país que tiene 47 millones. ¿Cómo van a hacer teniendo en cuenta que falta poco para las elecciones?

– Vamos a hacer campaña. Nosotros aspiramos a pasar a segunda vuelta como fuerza.

– ¿Cómo cree que en un público tan agrietado va a lograr ese nivel de conocimiento?

– Todas las encuestas indican que la gente no quiere lo extremo. La gente no quiere la grieta, quiere que los políticos dejen de pelear y que le ofrezcan una alternativa confiable. Y esto es lo que expreso yo con mi candidatura a presidente. Los argentinos quieren un país normal, donde se pueda trabajar, donde se pueda circular, donde se pueda actuar.

– Le cuento un chisme de periodista político. No conozco un colega, me incluyo, que tenga su teléfono.

– No, porque sobran los comentaristas en la Argentina. Y tienen que ser los periodistas, no los políticos. Yo no comento la realidad, mi responsabilidad como gobernador de Córdoba es actuar sobre la realidad y transformarla en beneficio de los cordobeses.

– Si es presidente va a tener que cambiar un poquito eso…

– Siempre, como corresponde, alguien de mi gobierno da explicaciones sobre las acciones que deben ser públicas y transparentes.

– ¿Ya sabe quién va a ser su candidato a vicepresidente?

– No, todavía no. Lo estamos evaluando.

– ¿Pero tiene algún nombre en la cabeza?

– Sí, pero no corresponde que lo diga porque sería injusto con el resto de los candidatos a vicepresidente.

– ¿Y su gabinete?

– Mi gabinete, por mi experiencia de gestión, va a estar constituido por aquellos que puedan llevar adelante la tarea. Y si la pregunta es si el Ministerio de Economía va a tener la responsabilidad que le corresponde, la respuesta es sí. Porque en Argentina el único ministro que tuvo todas las atribuciones…

-Fue Roberto Lavagna…

-Sí señor. Roberto Lavagna. De ahí para acá siempre les quitaron a los ministros de economía sus funciones inherentes. Massa tampoco tiene todo el poder. Tiene que ir a preguntarle a Cristina.

– Está siendo duro con Massa…

– Massa fracasó. No estoy siendo malo con él. Fracasó. Cuando asumió hace diez meses la inflación era del 70% y estamos en 110%. El dólar cotizaba a $230 y está en casi $500. Fracasó como viene fracasando todo el gobierno kirchnerista. Yo nunca formé parte del kirchnerismo ni voy a ir a un espacio con Massa.

– ¿Hay que achicar el Estado?

-Tiene que haber tanto mercado como sea posible y tanto Estado como sea necesario. Hay un peso que tiene que tener el Estado sobre el total de la economía, sobre el parámetro del producto bruto, para poder tener clase media, que está entre el 27% y el 30% sobre el PBI. Si usted me pregunta cuál es el problema de la Argentina le respondo que es el déficit fiscal crónico. Los estatistas “a rolete”, como decimos nosotros en Córdoba, que quieren fijarte el precio de la golosina en un kiosco, como aquellos que dicen hay que hacer desaparecer el Estado, tienen un punto en común: el déficit fiscal, gastan más de lo que ingresan. Y no es ideológico. Uruguay, Bolivia de Evo Morales, Chile de Gori y Brasil de Bolsonaro y de Lula cuidan el equilibrio fiscal. Me parece que eso es lo importante. ¿Y cómo alcanzaremos el equilibrio fiscal en Argentina? No significa aplicar un ajuste salvaje.

– ¿Mantendría algún ministro de este gobierno es su gobierno?

-La verdad que no me parece que ninguno…

De gobernador de Córdoba a precandidato presidencial. (Foto: TN / Agustina Ribó)
De gobernador de Córdoba a precandidato presidencial. (Foto: TN / Agustina Ribó)

-Vamos a hacer un juego de encontrar virtudes a los enemigos o adversarios y defectos a los amigos. Es raro con usted, porque no está ni de un lado ni del otro… Así vamos a hacerlo de manera abierta. ¿Qué tiene para decir de Cristina Kirchner?

– A ver… No me parece que tenga sentido que yo me ponga a comentar… Sinceramente, entiendo que tu pregunta…

– Me va a arruinar esta sección de la entrevista…

– Y capaz que te la arruino, porque yo nunca comento sobre la otra persona.

– A nivel político digo…

-A nivel político lo que yo veo es que Cristina es presa del kirchnerismo, que es un movimiento feudal, autocrático y autoritario y que ha fracasado en el país. Porque cuando uno mira cómo está el país, como viene cayendo en estos últimos 20 años, gobernó el kirchnerismo.

– Y como virtud política, ¿qué le reconoce a Cristina?

Que es frontal.

– ¿Qué virtud y qué defecto político le reconoce a Mauricio Macri?

– Creo que él, indudablemente, no tuvo un buen gobierno. Las razones las debe explicar más él que yo. Creo que tiene una actitud de creer que los problemas no eran de la magnitud que eran y me parece que eso significó el fracaso. Me parece que el gobierno de Cambiemos además creyó que mágicamente iba a haber una lluvia de inversiones a la Argentina. Y la verdad es que esa lluvia de inversiones no se produjo. Me parece que ese fue el error que tuvo el gobierno de Cambiemos.

– Y como virtud, ¿qué le encuentra a Macri? A nivel político.

– Que respeta el funcionamiento institucional.

– ¿Qué virtud y qué defecto le encuentra a Alberto Fernández en términos políticos?

– Me parece que Alberto Fernández es la expresión del cuarto gobierno kirchnerista y que está al frente del fracaso. Esto es evidente.

– ¿Y una virtud?

– La verdad que no tengo relación con él.

– Virtud de Horacio Rodríguez Larreta…

– Me parece una persona que tiene contracción al trabajo y que tiene sentido común.

– ¿Y defecto?, ¿qué no le gusta de Horacio?

– No tengo un conocimiento tan grande sobre Horacio Rodríguez Larreta porque yo no juzgo a las personas.

– Me faltan tres más. No me va a dejar en banda…

– No, pero las respuestas van a ser de este tipo. (risas)

– A ver, yo me la juego. Virtud y defecto de Patricia Bullrich…

– No, no, no opino.

– ¿De Patricia no opina?

– No, no opino.

Juan Schiaretti y Gonzalo Aziz. (Foto: TN / Agustina Ribó)
Juan Schiaretti y Gonzalo Aziz. (Foto: TN / Agustina Ribó)

-¿Córdoba es medio “la Cataluña argentina”?

– Un poco, por la composición histórica y geográfica de estar en el centro del país. Es un poco la capital del interior del país. ¿Sabe por qué? Porque a la universidad de Córdoba, que es la más antigua del país, van a estudiar de varias provincias de Argentina. Y quienes van, traen su impronta. De quienes van a estudiar a Córdoba, la mitad se queda a vivir en Córdoba. Y son exitosos. Por eso aparece como la capital del interior del país. Y Córdoba nunca fue ni será una isla o algo separado de la Argentina.

– Pero son un poco “ustedes”, ¿no? El fernet, el cuarteto, la tonada… (risas)

– Por el tema del Fernet y el cuarteto. El cuarteto es nuestra música folclórica. La tonada es muy acentuada y la llevamos con orgullo. Tenemos el orgullo de ser cordobeses y tenemos el orgullo de ser una provincia que es productiva, una provincia que apoya el trabajo y no tiene la cultura del subsidio. Pero somos parte de la Argentina y tenemos el orgullo de ser parte del interior profundo de la Argentina.

-Mire, tiene una oportunidad. No es habitual que los políticos pidan perdón por algo, públicamente. ¿Se anima?

-Perdón si ofendí a alguien con mi acción. En la vida política he cometido errores pero lo he hecho todo de buena fe. ¿Sabe qué es lo importante cuando uno comete errores? Darse cuenta que comete errores. Porque si uno no se da cuenta que tiene un problema. Yo la verdad que he actuado siempre de buena fe. Pido disculpas si alguna vez fui arbitrario en algo, o con alguna persona. Pero estoy tranquilo por haber errado de buena fe y por haber cambiado.