Se contrajo el mercado inmobiliario y no hay expectativas de mejoras

0
115

4 DE Febrero 2020 En 2019 las operaciones cayeron en número y en el valor de las transacciones.Antes de arriesgar, los inversores esperan señales de la economía y se refugian en el dólar.

La venta de inmuebles en Salta tuvo una caída en 2019 con respecto al 2018 y 2017.

El mercado inmobiliario salteño cerró un 2019 malo, con una retracción de la actividad por escasa oferta, caída en el valor de las transacciones y en la cantidad de operaciones.

Las expectativas para el corto plazo no son buenas, los inversores se refugian en el dólar porque el plazo fijo ya no es una opción rentable y esperan señales de una economía que, condicionada por la inestabilidad política, aún no se devela.

El informe de coyuntura económica de la Fundación Mediterránea para el NOA, publicado ayer, da cuenta de que el mercado inmobiliario se contrajo fuertemente durante el 2019, tanto en cantidad de transacciones como en el valor promedio de dichas transacciones, medidos en términos constantes o reales.

No obstante, se advierte en la publicación que ello no necesariamente implica que el precio de los inmuebles haya disminuido en este período; ya que si bien pueden existir casos aislados en los que se dé esta situación, lo más factible es que se contrajera la demanda de inmuebles por la existencia de inversiones alternativas con retornos altamente llamativos, que limitaron al sector a las transacciones efectuadas por necesidad.

Lucas Dapena, economista jefe de la Regional NOA de la Fundación Mediterránea, explicó que «este es un punto clave, porque el mercado inmobiliario salteño es inelástico a la baja. Es decir, en la generalidad no baja nunca el precio, porque el perfil de los que venden es de gente que no necesariamente necesita vender; o sea, si tienen una casa en venta a 100 mil dólares y no consiguen comprador, no bajan el precio y esperan».

El economista detalló que el 2019 fue un año malo, porque las propiedades están valuadas en dólares y Salta es una provincia que no tiene un mercado inmobiliario que se mueva con fluidez, como puede ocurrir en grandes ciudades como Córdoba, Mendoza o Rosario, sin contar a Buenos Aires».

En el informe elaborado por Dapena se analizan las variables representativas de los sectores más relevantes de la economía, con el objetivo de brindar un panorama de la situación económica actual, tanto de la provincia de Salta como del resto de las provincias del NOA.

Para medir el sector inmobiliario se utiliza la información que permite conocer cómo evolucionan las ventas de inmuebles de la provincia, y Dapena evaluó que «está en una muy mala situación».

A lo largo del 2019 el volumen de transacciones ascendió a 4.454, lo que significó un descenso en las operaciones de compra-venta de inmuebles del 8,4% con respecto al período 2018 y, en relación al 2017, cayó un 10,1%.

Del análisis de la evolución mensual de la variable, surge que la cantidad de transacciones realizadas durante diciembre del 2019 creció en relación a igual mes del año 2018 en un 31,4% (481 transacciones en 2019 contra 366 en 2018). Por su parte, la cantidad de operaciones efectuadas en comparación con el mes anterior (noviembre de 2019) se incrementó en un 25,9%.

En el acumulado anual del 2019 los montos promedio de las operaciones (a precios corrientes) se contrajeron un 5% respecto al período anterior. Por otro lado, si se comparan los resultados obtenidos para los doce meses del 2019 con los del año 2017 se logra evidenciar un incremento del 15,5% entre uno y otro período.

De igual manera, en diciembre de 2019 el precio promedio de las operaciones efectuadas fue un 9,9% inferior a los registrados para igual mes del año anterior, y se incrementaron un 166,5% con relación a noviembre del 2019, siempre a valores corrientes.

En términos reales también es posible observar una caída de los resultados. Los montos promedio de las transacciones realizadas para los meses considerados se bajaron un 38% con relación a igual período del 2018, y fueron un 43,7% inferior a los obtenidos entre los meses de enero y diciembre de 2017.
Del análisis de la evolución mensual del valor promedio de las operaciones en términos reales surge que durante gran parte del año 2019 el indicador se posicionó por debajo de los valores obtenidos en el año anterior. En diciembre de 2019 la variable deja ver una caída del 42,9% en el monto promedio de las transacciones respecto a igual mes de 2018, y un incremento del 154,1% respecto al mes de noviembre de 2019.

Consumo de cemento

Por otro lado, se especificó que el consumo de cemento refleja claramente el proceso por el cual atravesó el país en 2019, mostrando una caída en el acumulado anual de todas las provincias del NOA. De esta manera, para dicho período la caída observada en la región NOA fue del 14,1% con respecto a igual periodo del 2018.
Por su parte, la provincia de Salta pasó de consumir 318.997 toneladas de cemento durante el 2018 a 274.340 en el 2019 (retroceso del 14%) y pese a ello continúa posicionándose como la segunda provincia del NOA con mayor consumo de cemento en la región.
En diciembre de 2019 Salta consumió 19.774 toneladas de cemento, cantidad similar a la de diciembre de 2018 (19.767 toneladas). Respecto al mes anterior, el nivel de consumo se contrajo un 11,9%. 
En cuanto a la compra a granel, que refleja las obras de gran envergadura e infraestructura, en todas las provincias del NOA se observó un descenso del indicador entre enero y diciembre. En este aspecto, Salta demandó 91.516 toneladas durante todo el período 2018 y, en igual período de 2019, demandó 69.639 toneladas, es decir un 23,9% menos.

f_ El Tribuno