Se estrenaBelle, la versión japonesa y animada de un clásico deBroadway:por qué hay que verla

0
99

El nuevo film animado del director japonés Mamoru Hosoda llegar a los cines argentinos el próximo jueves 20 de enero.

«Belle», la nueva película animada del director japonés Mamoru Hosoda, se presenta como una readaptación de «La Bella y la Bestia» con un gran despliegue visual y musical y un elaborado diseño de personajes y escenarios.

El filme tuvo su estreno en julio de 2020 en el Festival de Cannes, donde fue recibida con una ovación histórica, y luego se convirtió en uno de los títulos más taquilleros en Japón. Acaba de lanzarse en Estados Unidos y llegará a los cines argentinos el próximo jueves 20.

Con «Belle», Hosoda vuelve a destacarse por su original labor artística, esta vez retomando dos temáticas que desarrolló previamente: la cuestión del avance tecnológico, que aparece en «Digimon» (1999) y en «Summer Wars» (2009), y las criaturas sobrenaturales, reflejadas en «Los niños lobo» (2012) y en «El niño y la bestia» (2015).


La película sucede en el Japón actual y en gran parte en un mundo virtual de fantasía, en donde la protagonista tiene un alter ego.

Al principio, el filme presenta la vida de Suzu Naito, una adolescente de 17 años muy tímida y acomplejada. Vive en un pueblo en Kchi, una zona rural del país, junto con su padre, luego de haber perdido a su madre cuando era pequeña. Dolida porque su madre murió por salvar a un niño que se estaba por ahogar, lo que la hace sentirse abandonada, deja de hacer música.

Todo cambia cuando, por consejo de una de sus pocas amigas, ingresa al mundo virtual «U»: una suerte de plataforma total que promete a sus 5.000 millones de usuarios «tener un nuevo comienzo» y convertirse en «quien quieras ser».

En la mega red, con la ayuda de su amiga amante de la tecnología, Suzu se transforma en Belle y vuelve a cantar. Demuestra su talento artístico y llama la atención con su figura esbelta, su look esplendoroso y un larguísimo pelo rosa. El único detalle físico que tienen en común son las pecas. Por eso en el título original en japonés, la película se llama «Bella, la princesa de los dragones y las pecas».


Así vence la indiferencia inicial y se convierte en un icono popular, musical y estético. Conocerá los elogios desmedidos y las críticas despiadadas que se vierten en el anonimato de las redes. Como en la historia contada por Disney hace 30 años, Belle se encuentra con la furia de la Bestia, que en este caso es un dragón antisocial que aterra y fascina a la vez a la protagonista. 

Su conducta hace que sea perseguido por la patrulla superpoderosa que vigila la mega red. Pero, a la vez, la bestia es amada por los niños. Suzu busca saber quién es realmente ese monstruo.

La película combina una historia humana con un desarrollo musical y visual deslumbrante. Para esto, hubo aportes clave: los climas musicales creados por Taisei Iwasaki y la voz de Kaho Nakamura en la versión original están al nivel de lo logrado por su antecesora de Disney, muy reconocida por su aspecto musical.

En el diseño de personajes estuvo Jin Kin, un experimentado animador surcoreano que trabajó en películas como «Frozen», «Moana», «Enredados», «Grandes héroes», «Zapatos rojos y los siete enanos» y «Más allá de la luna».

Erik Wong, un arquitecto e ilustrador londinense, creó la forma en la que se ve el mundo virtual: una suerte de ciudad industrial de cielo crepuscular, con rascacielos en mosaico que contrastan con la magia surreal y colorida de los personajes que pululan en ese metaverso digital.


Un párrafo aparte merece la vestimenta de Belle, creado por el diseñador de moda vanguardista Kunihiko Morinaga. Junto con la película, se presenta la colección primavera/verano 2022 «Anrealage», que consiste en llevar a la realidad material los hiper tecnologizados atuendos que usa la protagonista en el mundo virtual.

Además, desde Irlanda, Tomm Moore y Ross Stewart, los reconocidos directores de «Wolfwalkers», de Cartoon Saloon, aportaron los diseños de escenarios y fondos. Con este estudio los une una característica en común: la independencia.

«Fundé el estudio Chizu para hacer películas de manera independiente. Desde su creación, no he realizado una sola película bajo pedido. Lo más importante es que la iniciativa de mis películas y sus temas sean míos, quiero sentir que son necesarios para este mundo», señaló Hosoda al momento de lanzar «Belle» en Cannes.

En comunicación con el prestigioso festival, el realizador consideró que la animación «no es más que un medio para hacer cine. Todavía hay muchos prejuicios al respecto, algunos subestiman la animación. Pero en la historia de las bellas artes, en la pintura religiosa y mucho antes, el dibujo estaba allí, mucho antes que el cine. La animación existía de cierto modo antes que las tomas reales. Considero que mi película es igual a todas las demás de la selección, y el contenido es lo más importante».

Fuente: Agencia Télam