Se reanudan los vuelos y a Salta llega un avión casi repleto

0
407

El vuelo AR1450 de Aerolíneas Argentina aterrizará a las 20.15 con 121 pasajeros. El costo promedio de un pasaje de la aerolínea de bandera es de 12 mil pesos.

Un Boeing 737-800 de la empresa Aerolíneas Argentinas partirá a las seis de la tarde desde Ezeiza, con destino final el aeropuerto internacional Martín Miguel de Güemes. El vuelo comercial AR1450 le pondrá puntual final a una de las etapas más duras para la actividad aerocomercial en Salta y el país.

Por las medidas de emergencia sanitaria dispuesta por la pandemia del coronavirus, los vuelos regulares fueron suspendidos desde el 20 de marzo, generando una crisis sin precedentes en el sector aerocomercial.

El vuelo de la aerolínea de bandera cortará el triste récord de más de siete meses con los cielos cerrados en una provincia que llegó a tener 118 frecuencias semanales. El Boeing transportará a 121 pasajeros (sobre un total de 160 que puede transportar) y aterrizará en tierras salteñas a las 20.15. Desde Aerolíneas Argentinas expresaron a El Tribuno, que Salta es uno de los «destinos mas vendidos en este inicio».

Sin embargo, no todas las personas están autorizadas para volar. En esta primera instancia, el Gobierno nacional decidió habilitar los vuelos en Argentina solo para trabajadores esenciales incluidos en el DNU nacional; para residentes salteños incluidos en el Programa Volver a Casa y para quienes necesitan viajar por motivos sanitarios y humanitarios.

Partidas

El vuelo AR1451 sale de Salta a las 21.15 y aterrizará en Ezeiza a las 23.15. Hasta el momento, según lo informado por Aerolíneas Argentinas, la aeronave partirá con la cantidad de 86 pasajeros desde el aeropuerto local.

La aerolínea de bandera programó seis vuelos de ida y vuelta para las próximas semanas, los días 23, 25, 26, 28 y 30 de octubre y 1 de noviembre, y el costo promedio de cada pasaje es de aproximadamente 12 mil pesos.

Protocolos sanitarios

Cuando un pasajero llegue al aeropuerto internacional de Salta, en el mostrador del aeropuerto local habrá un control de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), en el que se pedirá certificado de libre circulación, el pasaje y se realizará un control de temperatura.

Para volar, Aerolíneas implementó protocolos sanitarios y medidas de higiene y prevención en cada una de las etapas de la experiencia de vuelo, siguiendo las recomendaciones de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), ACI (Airports Council International), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Ministerio de Salud.

Entre las recomendaciones se encuentran llegar temprano al aeropuerto, debido a que las medidas preventivas puede requerir más tiempo realizar el recorrido dentro del mismo, y solo podrán ingresar los pasajeros que tengan vuelos desde esa terminal.

En la puerta de acceso se controlará la temperatura y es obligatorio el uso del barbijo o tapaboca en todo momento.

En vuelos de cabotaje, la recomendación es llegar con dos horas de anticipación y con el check-in listo, para realizar de forma ordenada todo el proceso de aceptación y traslado.

Se podrá llevar en el equipaje de mano un alcohol en gel de hasta 100 ml y en todo el proceso de embarque habrá que mantener las distancias mínimas e higienizarse frecuentemente las manos.

El embarque se realizará por grupos reducidos y de las últimas filas hacia adelante, y la validación del boarding pass la realizará el propio pasajero en el lector correspondiente.

Dentro del avión, el uso del tapa boca será en todo momento, tanto para los pasajeros como para la tripulación. Se limitará al máximo el movimiento dentro de la aeronave y, si es necesario acudir al toilette, se debe verificar que el cartel indicador de disponibilidad se encuentre encendido en color verde antes de levantarse del asiento y no formar fila en los pasillos.

El material de lectura, mantas, almohadas y auriculares se encuentran suspendidos y como así también los servicios de comidas y bebidas en los vuelos domésticos.

Durante el vuelo, el sistema de filtros utilizado por la industria permite la renovación constante del aire de la cabina, eliminando el 99,9% de bacterias y microbios que circulan, y hace del avión un lugar seguro.