sábado, julio 20

Secuestro extorsivo en Salta: dos detenidos imputados y un tercero prófugo

0
356

Hoy a la tarde, el Fiscal Federal, Eduardo Villalba concretó la imputación contra dos detenidos. La defensa planteó la incompetencia, pero la jueza de Garantías, Mariela Giménez, ante el rechazo de la fiscalía con jurisprudencia de la Corte Suprema, mantuvo la investigación en ese fuero.

secuestros virtuales

En una audiencia, celebrada por el sistema de video conferencia, hoy a la tarde, el fiscal Villalba presentó el caso ante la jueza Giménez y la defensa oficial, en representación de los dos detenidos por el secuestro extorsivo de un joven, registrado el 15 de abril pasado en esta ciudad.

Villalba explicó que todo se inició alrededor de las 18, cuando el joven salió de la casa de su madre, en la zona oeste de la ciudad, para dirigirse a la vivienda de un amigo, en Ameghino y Vicente López, donde habían otros jóvenes, con quienes acordaron adquirir un kilo de marihuana.

En busca de ello, es que el joven secuestrado ofició de intermediario para contactarse con otro sujeto, a quien conocía por una red social y que el mismo conocía a un vendedor. Tras hacer el contacto con el mismo, se trasladaron hasta la calle Almirante Brown y España, donde debía encontrarse con un hombre que le vendería la droga que buscaba.

Esto, explicó el fiscal, sucedió frente a las oficinas del Registro Civil, donde dos amigas del joven descendieron del automóvil en el que se movilizaban los compradores, un Peugeot 206, mientras que otro rodado, marca Ford, iban otros dos participantes en la operación, uno de ellos era la persona con la cual se contactaron para adquirir el estupefaciente.

Tras culminar la compra, los jóvenes regresaron a la casa de Ameghino y Vicente López, donde descubrieron que la droga no se trataba de marihuana, sino un ladrillo de pasto aprisionado. Ante esta frustración, los dos hombres que habían acompañado toda la transacción, acordaron con el joven recuperar el dinero.


Convencido de que así sería, accedió a ir con los dos hombres, quienes lo mantuvieron retenido y con amenazas de recuperar el dinero invertido, aunque posteriormente comenzaron con las tratativas de rescate mediante el pago de una suma de dinero.


Para ello, se valieron del teléfono celular del joven, enviándole mensajes a su madre, a quien también llamaron para que escuchara llorar a su hijo, quien solicitó que pagara la suma que pedían, la que rondaba los 12 mil pesos, tratativas que se realizaron ya en la mañana del día siguiente.

Villalba sostuvo que tras los primeros llamados, la madre del joven denunció el hecho y la fiscalía tomó inmediata intervención, incluso se solicitaron intervenciones telefónicas y otras medidas que permitieron detener a dos de los autores del secuestro extorsivo.


Tras varios llamados, finalmente se acordó el pago del dinero en una plaza del barrio Castañares, donde personal de Gendarmería, previamente apostado, logró la detención de los dos acusados que se presentaron a cobrar el dinero del rescate.


Un tercer implicado, en tanto, logró escabullirse e ingresar a una vivienda, la que fue allanada, aunque no se pudo dar con el implicado, quien ahora es buscado intensamente por su participación del hecho. Incluso no se descarta que haya más detenidos.

El joven secuestrado, en tanto, fue liberado en inmediaciones de la calle 92 y el pasaje Matorras Cornejo, en el barrio Castañares, donde los secuestradores, al ver pasar un patrullero, decidieron dejar que el muchacho saliera del automóvil, tras lo cual se dirigió hasta un local de venta de comida, donde alertó a su madre sobre su liberación.