Tras 18 meses de fronteras cerradas, un error geográfico permitió a un crucero africano ingresar sin controles

0
97

El arribo del buque se dio en medio de la nueva disposición del Poder Ejecutivo, en la que estableció una cuarentena obligatoria para las personas que lleguen desde África ante el temor por la propagación de la nueva variante Ómicron.

Un insólito error geográfico por parte de la Dirección de Sanidad de Fronteras podría traer a la Argentina graves consecuencias en materia de sanidad, en medio de las diversas olas de contagios por Covid-19 que atraviesan otros continentes. Es que el organismo dependiente del Estado Nacional confundió África con Asia ante el arribo de un buque procedente de Cabo Verde y permitió su ingreso sin previamente realizar los controles correspondientes a la nueva medida establecida por el Gobierno.

Según la reciente disposición del Poder Ejecutivo, quedó establecida una cuarentena obligatoria para todas aquellas personas que lleguen al país desde África, por temor al ingreso y propagación de la variante Ómicron de Covid-19 que ya fue detectada en algunos países de Europa y Asia. Sin embargo, un yerro protagonizado por los funcionarios de Sanidad permitió que el crucero de bandera de Bahamas MS Hamburg amarrara este viernes al puerto metropolitano sin controles.

“Boluda, este barco viene de Cabo Verde, ¿eso no es en África?”, fue la frase que pronunció el sábado pasado una inspectora de la Dirección en diálogo con otra colega del mismo organismo que se encontraba en tierra y sostenía que la isla integraba el continente asiático.

“Fue increíble presenciar la acalorada discusión telefónica en el puente de mando del buque, los gritos de la persona que hablaba desde tierra se escuchaban a través del celular de la funcionaria embarcada. Se consultaban mutuamente si Cabo Verde era parte de Asia, de África o de la India. Luego de un silencio, llegó la confirmación: ‘Es África’, nos mandamos una macana”, relató uno de los testigos del hecho.

Una vez descubierto el fallo, llegó la orden de retirar la “libre plática” de la nave. “Señores este buque está en cuarentena en virtud de las disposiciones del Estado Nacional, nadie puede bajar o subir”, se informó oficialmente. En esos momentos también se llevaba a cabo en el barco una inspección rutinaria de la Prefectura Naval Argentina. El personal policial tuvo que desembarcar y trasladarse a través de un corredor seguro a un centro de aislamiento de la institución.

Simultáneamente, se ordenó a los pasajeros y tripulantes el confinamiento en camarotes a la espera de que se realicen los hisopados de rigor. Uno de ellos, dio positivo de Covid-19, según se supo en las últimas horas.

Sin embargo, como si fuera poco, el “descubrimiento” de la procedencia geográfica del buque se realizó 12 horas más tarde del arribo del mismo, por lo que se debió proceder a la búsqueda de tripulantes y turistas que se encontraban disfrutando de los atractivos turísticos de Buenos Aires.