jueves, junio 20

Tras 26 años liderando el podio, Argentina fue desplazada por Brasil en la venta de un producto estrella

0
151

Así lo dio a conocer la Bolsa de Comercio de Rosario en un informe publicado en las últimas horas que revela sobre el Estado que gobierna Alberto Fernández una reducción del 34% para las ventas al exterior.

Durante los últimos 26 años, la Argentina lideró el ranking de países abocados a la venta de harina de soja. Sin embargo, el reinado llegó a su fin a manos de uno de sus principales competidores: Brasil. Según un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario, las exportaciones del país vecino entre enero y julio del año pasado superaron a las del Estado gobernado por Alberto Fernández.

En ese período de tiempo, las ventas nacionales al exterior alcanzaron las 10,9 millones de toneladas de harina de soja, mientras que las brasileras un total 13,3 millones de toneladas.

“Las previsiones que se hacían desde este informativo hace algunos meses lamentablemente comienzan a hacerse realidad. En lo que va del año, las exportaciones de harina de soja desde Brasil superan el volumen embarcado desde la Argentina. De esta manera, nuestro principal socio comercial desplaza al país como primer exportador global de harina de soja por primera vez desde la campaña 1997/98“, indicó el estudio.

Y añadieron: “La cosecha récord apuntala el crush [molienda] brasileño y sus exportaciones de harina, que crecen casi un 7% en lo que va del año. De mantenerse las actuales condiciones de mercado, es esperable que el crecimiento en los embarques sea aún mayor a medida que avance la campaña de la soja brasileña”.

El trabajo indica que de mantenerse las actuales condiciones de mercado “es esperable que el crecimiento en los embarques sea aún mayor a medida que avance la campaña de la soja brasilera”.

En esa línea, estimaciones realizadas por la consultora StoneX exponen que la cosecha de soja 2022/23 de Brasil superaría las 163 millones de toneladas, sumando más de 30 millones de toneladas respecto a la última campaña.

Entre los motivos que se hallan para explicar el por qué de este desplazamiento, se destaca la histórica sequía argentina que no sólo condujo a un recorte en el ingreso de divisas por exportaciones sino que también llevó a una reducción cercana al 34% en los embarques de harina de soja en este 2023.

“No obstante, el volumen de importaciones permite amortiguar parcialmente el fuerte recorte productivo que experimentó la cosecha nacional. En este sentido, la producción de soja 2022/23 totalizará los 20 millones de toneladas, una merma superior al 52% respecto a la campaña anterior”, sostuvo.