Tras el fracaso del cepo a la carne,Alberto tildó de “avaros” a los productores

0
76

El mandatario asegura que debe haber una segmentación en lo que se paga la carne en Argentina y el exterior

El Gobierno transita días complicados en su disputa con el campo tras prorrogar otros dos meses (hasta el 31 de octubre) las restricciones para la exportación de carne, medida tomada por el presidente, Alberto Fernández, en un intento de concentrar la carne en el mercado argentino, aumentar la demanda y así bajar la inflación. La medida no ha generado grandes resultados, por lo que el mandatario apunto directamente contra los productores al acusarlos de avaros.

“Me encantaría que los productores y los frigoríficos entendieran que la Argentina no debe pagar la carne al mismo precio que se paga en Beijing o en París porque a los argentinos no les cuesta producir lo mismo que en esos lugares del mundo”, dijo en diálogo con El Destape.

“Por lo tanto deberían saber discriminar el precio para el mercado argentino y para el mercado internacional, pero a mucha gente la avaricia genera estas cosas. Muchos pícaros ven un ‘momento de oportunidad’ y se meten a hacer disloque que si el Estado no se pone duro, todo se complica”, añadió.

Fernández defendió el cepo a la exportación de carne ya que “el precio de la carne empezó a ceder” luego de citar un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) que documenta que en agosto el precio de dicho alimento retrocedió 1,4%.

Sin embargo, otro informe pone en duda la premisa de Fernández sobre el papel de los productores como formadores de precios: un trabajo realizado en junio pasado por el consultor ganadero Alberto Wainer, con datos del Movimiento CREA, reveló que la Argentina se encuentra en el lugar 13 de un ranking de precios de la carne a nivel global, considerando el dólar oficial, pero sus consumidores tienen un menor salario.

En adición, otro informe realizado por el Instituto de Estudios Económicos y Negociaciones Internacionales de la Sociedad Rural Argentina (SRA), reveló que entre marzo y junio los precios se incrementaron un 18% “7 puntos porcentuales más de lo que subieron los alimentos en particular y la inflación en general”, detalló el informe.

En su entrevista, Fernández no hizo mención a los resultados negativos que ha tenido la medida. Un trabajo del Instituto de Estudios Económicos de la Sociedad Rural Argentina (SRA) revela que la cadena del sector, que incluye a productores, frigoríficos, empleados, servicios vinculados, entre otros rubros, viene perdiendo ocho millones de dólares por día desde la instalación del cepo. En total, las restricciones a las exportaciones ya le han costado al campo US$1084 millones de dólares.

La extensión del cepo a la carne pone en riesgo la fuente de trabajo de muchos argentinos: Daniel Roa, titular del Sindicato de la Carne de Santa Fe, advirtió que por el cepo a la exportación de carne, 150 trabajadores ya perdieron su puesto en varias localidades de aquella provincia. La incertidumbre crece en el sector, ya que se cree que la medida del Gobierno podría poner en peligro 10.000 puestos más.