Tras una gestión plagada de críticas, renunció Sabrina Sansone

0
155

La ahora ex secretaria de Cultura de la provincia de Salta reprochó el uso de fondos y apuntó contra los gremios

Sabrina Sansone renunció el pasado sábado a la Secretaría de Cultura en la provincia de Salta. La funcionaria se despidió con críticas a la gestión provincial y hacia los gremios. En este línea, sostuvo que se malgasta el “erario público” y calificó a los sindicalistas con los que tuvo trato como “patoteros disfrazados”.

Tras dos años de gestión, Sansone presentó los motivos de su dimisión a través de una carta que hizo pública ayer, dirigida al gobernador Gustavo Sáenz y al ministro de Educación y Cultura, Matías Cánepa. Según informó el diario El Tribuno, el gobierno provincial no emitió ningún comunicado, aunque el impacto de la noticia se sintió en la provincia.

Hoy siento que debemos dar un salto cualitativo, un paso hacia el futuro y actuar de acuerdo a nuestras propias convicciones, valores y principios. Quizás esta renuncia no sorprenda a nadie pero he tomado una decisión: He decidido morir de pie que vivir de rodillas”, escribió Sansone.

Se agotó el momento de ser perseguida, acosada y hostigada por patoteros disfrazados de sindicalistas o sindicalistas disfrazados de músicos“, expresó la ex secretaria en relación a las circunstancias en las que fue denunciada por persecución y acoso laboral por parte de integrantes de la Orquesta Sinfónica de Salta, y por la cual se había arribado a un acuerdo en el cual Sansone debía pedir disculpas públicas a los artistas.

Continuó: “Se acabó mi tolerancia a las extorsiones y condicionamientos de sectores que solo piensan en el beneficio propio por encima del bien común, del mejor bienestar de todos los salteños“. Además, sostuvo: “He decidido morir de pie, como los árboles, no puedo seguir tolerando el escarnio público ni la extorsión privada, es difícil gestionar atada de pies y manos“.

En la carta de renuncia, Sansone criticó: “Se acabó ver como se malgasta el erario publico en gente que no valora su trabajo y que le hurta el dinero a todos los Salteños sin ningún tipo de remordimiento o culpa y mucho menos aun amor o voluntad a trabajar”.

En el escrito que aún no fue formalizado en la cartera de Educación, la funcionaria, concluyó: “Soy una mujer libre. No concibo la vida en general ni mi vida en particular en un estado de perseguida o condicionada, las mujeres somos libres y mi dignidad y convicciones no se negocian, ese es mi límite“.