Trucos para que tu perro no te destroce la casa cuando está solo

0
68
Siete consejos para poner en práctica y evitar la ansiedad por separación

Muchos perros sufren ansiedad por separación por distintos motivos, y arrasan con todo lo que encuentran a mano. Algunos padecen este trastorno como consecuencia de un destete prematuro, el cambio de hogar o el abandono, mientras que otros lo han desarrollado tras haber experimentado una situación traumática en soledad.

Se define como ansiedad por separación al estado de estrés que alcanza cuando no tiene acceso a su cuidador. Esto no ocurre porque sienta una dependencia hacia su humano, sino porque no es capaz de gestionar la situación de soledad. No se trata de una obsesión, sino de un vínculo de apego y una incapacidad de construir un equilibrio estando solo.

Lo que hay que tener claro es que no lo hacen por fastidiarte, es solo la manera que tienen de liberar su ansiedad. Estos son algunos trucos que podés aplicar.

1. Paseos enriquecidos

Aparte de que se cumplan sus necesidades fisiológicas es importante que la persona aproveche para jugar con él, enseñarle trucos, etc.

2. Si no tenés tiempo, contratá un paseador

De esa manera, te evitas que esté solo en casa demasiadas horas sin salir a la calle, al mismo tiempo que jugará con otros de su especie.

3. El famoso Kong: juego y comida

El kong es ese juguete de diferentes tamaños (y colores) que sirve para introducirles comida dentro y que se entretengan sacándola cuando no estás.

Es importante que no sea un juguete más, deben asociarlo a cuando se quedan solos. Y también es importante rellenarlo de algo que no suelan comer a menudo, es decir, tiene que ser algo que les encante y que sea especial para ellos.

Cuando salís, aunque sea cinco minutos, se lo das. Cuando volvés se lo quitás. Al final, para ellos, que te vayas estará asociado a ese momento en el que tienen algo que les encanta, es decir, será algo positivo.

4. Esconderles algunos premios por la casa

Pueden ser juguetes o esos huesos que venden con los que se tiran horas y horas. Si se lo escondés, para ellos es un juego, activan su mente y en lugar de dormir o aburrirse se entretiene ejercitando su olfato y su ingenio. Cuando lo encuentran, en lugar de ensañarse con el sofá se dedican a su presa.

 

5. El Vick Vaporub

La mayoría de perros odian esta sustancia que los humanos utilizamos cuando estamos resfriados. Para ellos no es tóxico, así que si se unta un poco en esas zonas más castigadas por ellos puede ser una solución perfecta. En el sofá, en los muebles, en la pared o donde suelan fijarse. También vale el bálsamo de tigre chino, ya que tiene el mismo efecto.

6. Algunos trozos de limón

Si agarra cosas de la cocina o todo lo que encuentra de la mesa, ponele trampas. No soportan el cítrico y si dejás a su alcance algunos gajos de limón conseguirás que se le quiten las ganas de seguir robando comida que no le está permitida.

7. Juegos de inteligencia

No hay nada mejor que los juegos cognitivos para activar su mente. Consisten básicamente en incentivar su ingenio para conseguir premios utilizando el olfato, las patas o el hocico. Tienen diferentes niveles y lo ideal es empezar por el más bajo, por muy listo que creamos que es, para que no se frustre.

Al principio se debe jugar con ellos, para asegurarse de que han entendido lo que tienen que hacer. Suelen tener pequeños premios escondidos dentro del juego y deberán deslizar algunas piezas para llegar a ellos. Son bastante resistentes y nada tóxicos. Y, además de mantenerles entretenidos un buen rato, consiguen reducir el nivel de ansiedad por separación.

Fuente: La Bioguía