Un celular complica al acusado del brutal crimen en Rosario de la Frontera

0
170

El cuerpo del joven apareció el lunes en un descampado de Rosario de la Frontera.Las últimas fotos que sacó la víctima con su teléfono se convirtieron en una prueba clave.

Un giro tomó ayer el caso del joven asesinado brutalmente en Rosario de la Frontera y abandonado frente a su domicilio en horas de la madrugada del lunes. Lo desfiguraron y degollaron.

El esclarecimiento del brutal homicidio comenzó a desandarse cuando una de las hermanas de la víctima puso a disposición de la Justicia audios y fotografías del celular de su hermano junto con quien poco después quedó como único imputado por el caso.

Las imágenes muestran a la víctima, Maximiliano Soraire (29), junto a José Daniel García, alias «Teto», en el bar El Tano de Rosario de la Frontera.

A ese lugar Maximiliano había llegado a comprar una pizza para su hermana Karina y sus sobrinos. A las 23 le envió la comida diciéndole que estaba con un conocido.

Al respecto, Karina dijo anoche a El Tribuno que su hermano envió audios y mensajes que no tenían nada que llamara la atención para luego de las 23.07 comenzar a escribir mal y a balbucear. Después se quedó en silencio. «No pude comunicarme y nunca más llegó», dijo.

Según su entorno, Maximiliano había contado que salía con la “hijastra” del acusado. En la última foto de su celular se los ve a los dos, compartiendo una cerveza en el bar. Luego hallaron el cuerpo en un terreno. 

La mujer, muy dolida, consideró que los medios de Rosario de la Frontera hicieron un «show mediático» que nada tuvo que ver con la realidad.

«Fue un crimen a traición de un hombre que estuvo esperando la ocasión para perpetrarlo. Eso es lo que pensamos», sostuvo.

«Yo sé, pero no porque me lo hubiera confirmado mi hermano sino porque varios amigos de él me contaron que se jactaba de salir con la hijastra».

La mujer contó que su hermano y García nunca fueron amigos y que no tenían afinidad. Cree que se conocían por haberse encontrado en distintas oportunidades en la noche rosarina.

Maximiliano tenía tres hijas que se fueron al sur junto a su madre, hace unos pocos días.

  La víctima junto al supuesto asesino.

Hipótesis

Desde el entorno de la víctima creen que se trató de una agresión planificada. «Todo muestra que el Teto lo drogó en el bar y después lo llevó en su auto hasta cerca de su domicilio. Allí creemos que se bajó y fue atacado por la espalda», sostuvieron .

Familiares de la víctima también señalaron que «no hubo ultrajes» o ataque sexual, como trascendió en un primer momento, pero sí un ensañamiento que se percibían en el rostro y cuello de la víctima.

«Lo demás es parte de lo que se dijo, pero no creemos que fuera cierto ni vimos tales lesiones», sostuvo la hermana de Maximiliano.

Al ser consultada sobre si conocía a «Teto» García personalmente, la joven dijo que lo único que sabe es que el hombre trabajaba como cocinero en el hospital y en el bar donde se encontró con su hermano.

La mujer luego afirmó: «No sabemos realmente qué pasó, si fueron los celos criminales de esta persona u otra cosa. Sí exigimos justicia por lo que este sujeto cometió y que se investigue y se diga la verdad de los hechos».

Aclaró que ella y su familia hicieron todos los aportes para que se esclarezca el brutal crimen de su hermano.

Imputación

El fiscal penal Gonzalo Gómez Amado, interino en la Fiscalía Penal de Rosario de la Frontera, imputó a José Daniel García, «Teto», como autor del delito de homicidio calificado con ensañamiento y alevosía en perjuicio de Maximiliano Roberto Soraire.

En las actuaciones consta que una mujer que salía a trabajar la mañana de este lunes visualizó el cuerpo de una persona en calle Arturo Illia, frente al pórtico del barrio Solares de Benicio, por lo que dio aviso al Sistema de Emergencias 911.

Los mensajes y fotos enviadas por el joven a su hermana y sobrinos se convirtieron en una prueba clave por estas horas.

Fuentes de la Ciudad Termal, vincularon además al acusado en el negocio de las drogas.

f:Tribuno