viernes, julio 12

Un escándalo sexual golpea al Vaticano

0
266

Hay informes sobre el uso de aplicaciones para citas gay entre curas. Revive la interna entre el Papa y sus opositores.

El Vaticano quedó envuelto en una nueva polémica por un informe sobre citas gay.

Los informes atestaron la Iglesia católica romana en rápida sucesión: los análisis de datos de celulares obtenidos por un blog católico conservador parecían mostrar que sacerdotes de múltiples niveles de la jerarquía católica, tanto en EEUU como en el Vaticano, usaban la aplicación de encuentros casuales entre personas de la comunidad gay Grindr. El primer informe, publicado a finales de julio, llevó a la renuncia de monseñor Jeffrey Burrill, exsecretario general de la Conferencia Episcopal de EEUU.

El segundo, que fue publicado online días después, hizo afirmaciones sobre el uso de Grindr por parte de personas cuyos nombres no fueron mencionados en rectorías no especificadas en la Arquidiócesis de Newark, en Nueva Jersey.

El tercero, publicado días más tarde, dice que en 2018 al menos 32 dispositivos móviles emitieron señales de datos de la aplicación desde áreas de Ciudad del Vaticano a las que no pueden acceder los turistas. Los informes del blog, The Pillar, desconcertaron a la cúpula de la Iglesia católica estadounidense y agregaron una nueva y posiblemente poderosa arma a la guerra cultural entre los simpatizantes del papa Francisco y sus críticos conservadores.

«Cuando hay informes como estos que afirman exhibir las actividades de este tipo en parroquias de todo el país y también en el Vaticano, eso es una emergencia de gran escala para los altos jerarcas eclesiásticos, no hay duda alguna», dijo John Gehring, director del programa católico en Faith in Public Life, un grupo de defensoría progresista.

Los informes dejan a los líderes eclesiásticos en una posición incómoda: los sacerdotes asumen un voto de celibato que no es flexible y la descarga o el uso de aplicaciones de citas por parte de miembros del clero contradice ese voto.

Sin embargo, a los jerarcas también les genera una profunda incomodidad el uso de datos celulares para vigilar de manera pública el comportamiento de los sacerdotes.

Las autoridades del Vaticano dijeron que se reunieron con representantes del blog en junio, pero que no responderían de manera pública a sus informes. «Si alguien que hizo una promesa de celibato o un voto de castidad tiene una aplicación de citas en su celular, puede meterse en problemas», dijo Joseph W. Tobin, cardenal de Newark, durante un panel organizado a través de Zoom por la Universidad de Georgetown.

f: El Tribuno