Un fallo judicial reconoce el valor de las “tareas domésticas” en un divorcio

0
278

Los “quehaceres del hogar” fueron valorados por el juez Marcelo Quaglia en un divorcio, ya que “tienen un valor económico que debe ser reconocido de manera efectiva y palpable”.

Un fallo judicial reconoce el valor de las "tareas domésticas" en un divorcio
Un fallo judicial reconoce el valor de las “tareas domésticas” en un divorcio.

El juez Marcelo Quaglia, titular del Juzgado Civil y Comercial 14 de Rosario, condenó a un hombre a resarcir a su expareja por “el enriquecimiento sin causa” que obtuvo tras el divorcio.

Tal como informaron fuentes judiciales a Telam, el fallo hace hincapié en el “valor económico” de las tareas del hogar realizadas por la mujer, que le permitieron a él acrecentar su patrimonio. A su vez, el juez afirmó que está basado en “la perspectiva de género y en clave de Derechos Humanos”.

En primera instancia, se señaló que la mujer colaboró en el aumento del patrimonio de su pareja “a través de la prestación de aportes económicos indirectos a partir de las tareas que desarrollaba en el hogar”.

“Cabe recordar que las tareas vinculadas a los denominados ‘quehaceres del hogar’, tienen un valor económico que debe ser reconocido de manera efectiva y palpable”, indicó el juez Quaglia.

Y agregó que “la perspectiva de género se evidencia como una herramienta esencial para eliminar desigualdades creadas a partir de condiciones sociales, culturales, políticas, económicas y jurídicas, históricamente creadas a partir del sexo biológico”.

La mujer de 32 años inició la demanda contra su expareja luego de convivir durante 8 años. Su abogada planteó una “división de bienes, compensación económica y/o enriquecimiento sin causa”.

Sin embargo, el juez rechazó la división de bienes en un 50% para cada parte porque no está contemplada en el Código Civil para la unión convivencial, aunque sí para el matrimonio; pero sí aceptó el planteo de “enriquecimiento sin causa” del hombre y fijó un resarcimiento para su expareja en un 25% del valor del inmueble en el que convivieron y del automóvil.