Un futbolista argentino gastó 6 mil dólares en pasajes y sigue varado en Arabia Saudita

0
81

09 de abril de 2020

Un futbolista argentino gastó 6 mil dólares en pasajes y sigue varado en Arabia Saudita

Leonardo Gil, volante del Al Ittihad y ex Rosario Central y Estudiantes, reclama que no le dan el permiso para regresar a Argentina.

Como muchos otros argentinos, Leonardo «colo» Gil quedó varado en el exterior. El actual volante del Al Ittihad se encuentra en Corniche, una zona costera de Jeddah, a orillas del Mar Rojo, en Arabia Saudita, donde hace 30 días están en cuarentena.

“No vine a pasear, no estoy de vacaciones, cumplí con todo lo que pidió el Presidente (Alberto Fernández) y me siento solo”, reclama el futbolista de 28 años, que en diciembre dejó Rosario Central para jugar en la liga profesional de Arabia Saudita.

Hasta el momento, la única posibilidad de volver es a través de un vuelo privado directo a San Pablo, Brasil, que parte el domingo. Sin embargo, no puede tomarlo sin el permiso del Gobierno para ser repatriado.

“El presidente del club nos dio permiso para poder retornar a casa. Estoy muy enojado. Es un derecho que tengo como ciudadano volver a mi país. Soy una persona que está tratando de regresar por sus propios medios. No estoy pidiendo un favor, solo un simple papel”, reclama el futbolista, quien se comunicó con Cancillería y hace siete días le informaron que le iban a enviar el formulario de permiso de la ANAC (Administración Nacional de Aviación Civil) pero sigue sin respuestas: “Me dicen que no me pueden autorizar”, contó a Clarín.

Entre las opciones para volver a Argentina, Leonardo compró un pasaje de Jeddah a París que le costó 4 mil dólares. De ahí, se trasladaba a San Pablo en otro avión por el pagó 1.600 euros, y llegaría a Argentina en un vuelo privado. “Le mandé las fotos con todos los tickets a la Cancillería, pero no me consiguieron la autorización. No puedo arriesgarme a llegar a Francia sin permiso y quedarme varado allá como muchos argentinos”, explica, debido a la falta del pasaporte comunitario europeo.

En tanto, cuenta que se comunica a diario con su familia por videollamada y busca hacer actividades para pasar el tiempo: “Tengo a mi papá, mis hermanos, mi novia allá… Mi mamá murió cuando yo tenía 5 años. Los extraño. Es muy difícil estar solo. Paso despierto toda la noche porque acá hay 6 horas de diferencia. Me quedo hasta las 5 o 6 de la mañana hablando con ellos, me duermo de día”.

Me siento desilusionado, he mandado todo lo que me pidieron, me comuniqué con la gente que corresponde, respetando al Presidente, a la Constitución, puse todo en claro los vuelos, la conexión, dónde tenía pensado hacer la cuarentena, el domicilio de mi señora… Uno está con las pulsaciones a mil, pero siempre me dirigí con respeto. La verdad, me siento un poco solo”, expresó.