Un imputado en el escándalo del CIF

0
432

Acusaron al jefe del Departamento Técnico Científico del organismo.

La investigación por la supuesta vacunación irregular de 50 agentes del Cuerpo de Investigación Fiscales (CIF) contra la COVID-19 arrojó, hasta ahora, un imputado. La fiscal de la Unidad de Delitos Económicos Complejos, Ana Inés Salinas Odorisio, quien lleva el caso, imputó al jefe del Departamento Técnico Científico del CIF, Pedro Dilmar Villagrán, por la supuesta comisión de los delitos de abuso de autoridad e incumplimiento de los deberes de funcionario público, en concurso ideal y en carácter de autor.

El funcionario, en la audiencia de imputación, se abstuvo de declarar, pero expondrá su postura por escrito.

La fiscal evaluó que Villagrán, habría abusado de sus facultades y solicitó al Programa de Inmunizaciones del Ministerio de Salud de la Provincia, las vacunas y las distribuyó el 4 de febrero según su propio criterio entre el personal del CIF. Los inoculados no cumplirían con los criterios de prioridad epidemiológicos y de esquema de prioridades diseñado para la aplicación de la vacuna.

Por ello, Salinas consideró que el funcionario efectuó «un uso arbitrario de las facultades otorgadas, ocasionando con su conducta un grave perjuicio a la Salud Pública, atento a que dichas vacunas eran destinadas a personas de primera línea (emergencia, laboratorio y terapia) y que obró, de esa manera, en forma ilegal al disponer sobre dichas vacunas».