Un informe de la UCA reveló que con la Tarjeta Alimentar no mejoró la calidad nutricional en el consumo de alimentos

0
94
Los datos surgen Observatorio de la Deuda Social Argentina que si destacó la «red de contención» que generó en el acceso a los alimentos El hambre es uno de los principales flagelos que aqueja a cada vez más argentinos producto de la sistemática crisis económica que vive el país. En este escenario, el Gobierno optó por lanzar en enero de 2020 un subsidio materializado en la Tarjeta Alimentar para mermar esta situación. Sin embargo, a un año y medio de su puesta en funcionamiento un informe reveló que el programa ayudó en el acceso a los alimentos pero no mejoró la calidad nutricional de los chicos.

La conclusión surge de un estudio llevado a cabo por el Observatorio de la Deuda Social Argentina que depende de la Universidad Católica Argentina (UCA) en el que se comparó el consumo de alimentos y otros productos (como de limpieza o higiene personal) en los hogares que reciben el beneficio del programa Alimentar frente a los que no.

El informe destaca que la tarjeta evitó un agravamiento de la “situación socio-alimentaria”: “La estimación del impacto promedio del del Programa Alimentar sugiere que, en ausencia de la transferencia, los hogares destinatarios hubieran tenido un incremento mayor de la inseguridad alimentaria en su umbral total del que efectivamente tuvieron. Los hogares no destinatarios del Programa Alimentar ni receptores de la AUH (Asignación Universal por Hijo) tuvieron un aumento de 23,6% en la inseguridad alimentaria total frente a 1,7% en el caso de los destinatarios”, señala el documento al que tuvo acceso Clarín.

No obstante, según el Observatorio de la Deuda Social Argentina, el consumo de carne, lácteos y frutas y verduras no cambió significativamente por el Programa Alimentar. Aunque sí en el caso de los huevos y las legumbres.

“No se aprecian impactos estadísticamente significativos en el consumo de carne, de lácteos ni de frutas o verduras. Se aprecia, en cambio, que los hogares destinatarios del Programa Alimentar tendrán una mayor propensión al consumo de huevos y legumbres que los hogares del grupo de comparación (hogares sin el Programa)”, dice el informe en sus conclusiones.

El informe plantea como hipótesis la imposibilidad de educar nutricionalmente a dichos hogares “debido a las restricciones impuestas” por la pandemia.

 

Con información de Clarín