Un vínculo desgastado con Milei y Karina y malestar de otros ministros: los motivos de la salida de Posse

0
114

De la relación con el Presidente al rol clave su hermana y de Sandra Pettovello y Santiago Caputo. Una renuncia que se precipitó en las últimas horas, luego de que Javier Milei confirmara que todo el equipo estaba en revisión.

Un vínculo desgastado con Javier Milei; una tensa relación con la hermana del Presidente, Karina Milei, y sospechas de desmanejos, como la demora en la designación de cargos en la gestión pública, y de espionaje a otros ministros precipitaron la salida de Nicolás Possede la jefatura de Gabinete y su reemplazo por Guillermo Francos, un hombre clave hoy en el Gobierno.

Entre una larga lista de cuestionamientos, Posse sumó también críticas por el bajo perfil político y algunas dificultades que consideran que exhibió en un rol poco activo en el diálogo hacia adentro y hacia afuera del Gabinete.

Las críticas no son nuevas. El ahora exjefe de Gabinete estaba bajo la lupa de Karina Milei, “el jefe”, como la llama el Presidente, pero también de Sandra Pettovello, la ministra de Capital Humano que supo concentrar poder y las mayores cajas del Estado bajo su órbita. “La única billetera que está abierta es la de Sandra Pettovello”, dijo Milei apenas días después de llegar al sillón de Rivadavia.

Tampoco contaba con el visto bueno de Santiago Caputo, asesor presidencial y sobrino del ministro de Economía, Luis “Toto” Caputo. Junto con Francos, el más joven de los Caputo asumió la responsabilidad de negociar la Ley Bases, aunque algunos le cuestionan su desempeño en ese rol. Sin embargo, tiene la confianza de Milei gracias al papel fundamental que jugó en la estructuración y en el orden que aportó para el éxito de la campaña.

Exposición del jefe de Gabinete, Nicolás Posse, de su informe de gestión ante el Senado (Foto: X @JefaturaAR).
Exposición del jefe de Gabinete, Nicolás Posse, de su informe de gestión ante el Senado (Foto: X @JefaturaAR).

El rechazo de Karina Milei, Pettovello y Santiago Caputo fue clave para el alejamiento final de Posse. En el comunicado oficial de su renuncia, el exjefe de ministros aseguró que hay “diferencia de criterios y expectativas”, pero ratificó que seguirá “acompañado, como desde el primer día, las ideas de la libertad” y que “lo hará desde un nuevo rol que será dado a conocer en los próximos días”. Se especula con un cargo en una oficina de Estados Unidos.

Un vínculo desgastado y ensombrecido por sospechas

Milei y el ahora exjefe de ministros se conocieron hace 15 años, cuando trabajaron juntos en el desarrollo del proyecto del Corredor Bioceánico Aconcagua, a cargo de Corporación América, la empresa de Eduardo Eurnekian.

Posse fue uno de los primeros en ser confirmado en su cargo, cuando el Presidente empezó a definir públicamente su gabinete. Era por entonces uno de sus hombres de confianza y así debe ser quien asuma el rol de coordinar y ordenar a todos los ministros, aclaran desde el Gobierno.

Sin embargo, en las últimas semanas ya comenzado a trascender que tenía “el boleto picado” y solo faltaba que el Presidente firmara su salida. Poco antes del inicio de la cuarta gira de Milei por Estados Unidos, la Oficina del Presidente confirmó lo que se sabía a voces: “El Ing. Nicolás Posse presentó su renuncia”.

El escrito también ratifica lo que era un secreto a voces, que Francos será su reemplazante, por su “capacidad política” y por haber sido “uno de los artífices de la gesta que llevó a Javier Milei a la Presidencia” y por “su capacidad de gestión y de consenso”. De los halagos al exministro del Interior al vacío de consideraciones para Posse, para quien no hubo siquiera un agradecimiento protocolar por los trabajos realizados.

Cómo se gestó la salida de Posse

La frialdad del mensaje oficial confirmó que el vínculo de Posse con el círculo de confianza de Milei ya era inexistente. El sábado, en el acto del Presidente en Córdoba, el locutor oficial no lo había mencionado entre los presentes y lo sentaron en segunda fila.

Su salida comenzó a gestarse semanas atrás, la crisis interna es de larga data, pero terminó de definirse en una reunión que se realizó el jueves pasado en la Casa Rosada, de la que participó Karina Milei. Fue de la partida también Lule Menem, uno de los nombres que se barajaban para el Ministerio de Interior, pero finalmente se definió que el área seguirá en manos de Francos, ahora bajo la órbita de Gabinete.

Según trascendió, allí le habrían cuestionado a Posse haber realizado una especie de “espionaje interno” sobre otros ministros, y Pettovello habría aportado pruebas, como anticipó el periodista Marcelo Bonelli en TN. Con él se fue también el titular de la AFI, Silvestre Sívori, uno de sus hombres de confianza, también apuntado en las sospechas.