Una escuela en Salta no aceptó el cambio de identidad de género y fue denunciada ante el INADI

0
171

Para sorpresa de muchos, la institución indagaba sobre la composición familiar de los solicitantes. Entre la información requerida, pedían el nombre de “padre y madre” y el estado civil de ambos. 6 septiembre, 2021

Un establecimiento educativo en Salta fue denunciado ante el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) por no incluir en su plantilla de pre-inscripción el cambio de identidad de género. Incluso, una de las cuestiones que generó polémica se vislumbró en el formulario que advertía solo tratar a los alumnos de acuerdo con su sexo al nacer.

El Instituto Timoteo trata a sus alumnos de acuerdo con su sexo al nacer. ¿Usted acepta que traten a su hijo o hija de esta manera? Si en el futuro usted o su hijo o hija decide que quiere ser tratado de una manera distinta, no de acuerdo con su sexo al nacer, ¿se compromete a trabajar con la institución para buscar un pase?”, dice el polémico ítem en la preinscripción.

La noticia, que trascendió en primera instancia a nivel provincial, generó repudio entre los ciudadanos; algunos de ellos, motivados por el enojo, llegaron a brindar declaraciones a distintos medios: “Cuando leímos el formulario de inscripción nos llamó mucho la atención que se enfoque sobre cambiar de institución a una persona que se autopercibe diferente de su sexo biológico”, consignó El Tribuno de acuerdo a los dichos de Verónica Geipel, tía de un niño al que pretendía inscribir en ese colegio.

Otro de los puntos que causó indignación tuvo que ver con un pedido de información que ahondaba en cuestiones privadas de las mismas familias. En ese sentido, indagaba sobre el nombre de “padre y madre” e incluía un casillero en el que se debía informar si están casados, si conviven sin estar casados o si están separados.

Según publicó el matutino salteño, el delegado provincial del Inadi Salta, Gustavo Farquharson, admitió que se recibió la denuncia de dicha familia y que se informó al Ministerio de Educación de la Provincia.

“A la familia le pareció muy molesto y chocante encontrar estas preguntas. Eso significó la decisión de no inscribirlo. Nos consultaron, denunciaron y nosotros intervenimos para hacer el trámite administrativo”, informó el funcionario.

Farquharson advirtió que “las instituciones privadas deben adaptarse a las normas y que no pueden utilizar el derecho de admisión para discriminar”. Y calificó como “peligroso” que un colegio funcione como una “burbuja” que está al margen de las leyes vigentes.