Una ingesta alcohólica callejera culminó en una batalla

0
65

6 DE Abril 2020 Ocurrió en General Güemes. Existen denuncias entre policías y un par de vecinos. Una niña fue alcanzada supuestamente por un perdigón de los muchos que se dispararon.

La policía dispara balas de goma en un calle de General Guemes.

La cuarentena en el interior de la provincia como en la capital produjo más de un desencuentro entre las fuerzas públicas y las personas que se niegan a acatar lo establecido por el decreto de necesidad y urgencia emanado del Poder Ejecutivo Nacional y de cumplimiento efectivo en todo el territorio nacional.
Sin embargo la aplicación de la normativa no fue tarea fácil para la Policía de General Güemes que se vio envuelta en una batalla campal con el vecindario de calle Pellegrini, de esa localidad del valle de Siancas. 
Fuentes de esa localidad señalaron que en la tarde del sábado y cuando todo parecía que la misma terminaría de la mejor manera, en la casa de un tal Fidel -un vecino de calle Pellegrini, casi San Lorenzo-, de repente se hizo presente la policía.
Se sabe que el tal Fidel y un vecino estaban bebiendo alcohol en la vía pública.
Las versiones son encontradas y una de ellas dice que uno de los policías se dirigió de manera prepotente e irrespetuosa al vecino.
Allí se suscitó una violenta discusión sobre la autoridad o no de la policía de poner fin a la ingesta de alcohol y la misma pasó a mayores cuando intervinieron en el procedimiento otros policía y varios vecinos también.
El resultado es que la ingesta alcohólica pasó a segundo término y salieron a relucir los violentos.
El vecino de marras se atrincheró en su domicilio a donde resistió de manera increíble (está filmado en video) el ingreso de la fuerza pública.
Allí comenzaron las agresiones verbales y una de ellas lanzada por el vecino fue sobre la persona de un tal oficial Mamaní.
Una fuente del General Güemes explicó que el tal Fidel le espetó al oficial en cuestión la brutalidad del operativo en contra suyo por beber una cerveza y le dijo que no usó esa fuerza ni furia ni disparos de goma ni heridos en la calle para detener a su hermano, al que sindicó como el tal “Payaso” que está acusado de violencia extrema o terminal contra su pareja , quien fue arrestado mansamente.

De allí, las cosas tomaron un cariz escandaloso y las detonaciones de armas de fuego cargadas con postas de goma se hicieron detonar una tras otra.
La fuente güemense aclaró que en el primer intento por detener al vecino la policía no pudo reducirlo pues se hallaba en el interior de su domicilio pero que posteriormente irrumpieron más uniformados quienes finalmente ingresaron a la morada del sujeto y lo redujeron y lo llevaron en calidad de detenido a la comisaría de General Güemes.
Un periodista local informó que nada se sabe de lo acontecido con el tal Fidel, quien en los videos aportados por la familia se lo ve sano, exaltado y sin ninguna lesión visible.
La crónica de los sucesos en esa localidad reza que la policía intentó ingresar al domicilio del sujeto tras una discusión que fue subiendo de tono, hasta llegar al descontrol en el proceder de la fuerza policial.
Se dice por allí que inclusive con un ladrillo en la mano un efectivo amenazaba con ingresar a ese domicilio.
Luego de estos incidentes llegaron refuerzos, y comenzó la brutal represión con balas de goma que según los vecinos denunciaron a los medios locales fue contra quien se cruzara al personal policial.
En esa batahola, a unos 30 metros del lugar, una nena de 6 años miraba por la ventana los vandálicos sucesos originados por el alcohol, con curiosidad de niño y se aseguró que un perdigón le alcanzó a impactar en su ojo derecho.
Allí el desmadre fue total según la fuente.
Hubo gritos, balas de goma, corridas y la calle se transformó en un triste escenario.

La mujer del único detenido mostró las heridas de su hija de 13 años y dijo que no le quisieron tomar la denuncia en Güemes y que se ve en la obligación de ir a Salta. Una denegación de Justicia evidente.


De alta 
Consultada ayer una fuente policial aseguró que la niña de seis años supuestamente alcanzada por una posta de goma en uno de sus ojos tras los incidentes sobre calle Pellegrini había sido trasladada a esta capital inmediatamente.
Al respecto dijo que ayer en horas de la tarde ya había sido dada de alta sin lesiones graves. Lo cierto es que la mujer del sujeto detenido en la violenta refriega dio un reportaje a un medio televisivo del Valle de Siancas en donde manifiesta que todo se trató de un hecho que se originó en una lata de cerveza.

Versión de la mujer

“No sé si lo golpearon a mi marido, los vecinos dicen que sí.
Ellos ingresaron a la fuerza a la casa.
Cuando yo salí a la esquina vi a mi sobrina sangrar del ojo.
Hay una nena hija del matrimonio que recibió también heridas con posta de goma.
Era una cuestión menor que pasó a mayores”.
La mujer contó también que el tal oficial Mamaní lo amenazó a su hijo de 16 a quien le dijo que lo tiene marcado.
Un testigo afirmó que fueron seis o siete los policías que quisieron entrar.