Una jueza bonaerense desafió a Axel Kicillof y autorizó las clases presenciales

0
120

Se trata de un establecimiento privado ubicado en Mar del Plata. La ciudad se encuentra en fase 2, a pesar de los reclamos de su intendente.

Una jueza bonaerense desafió a Axel Kicillof y autorizó las clases presenciales
La jueza recorrió el colegio

En medio de la segunda ola de coronavirus, Mar del Plata permanece en la fase 2 del sistema de restricciones impuestas por el Gobierno bonaerense. No obstante, este viernes el Juzgado Civil y Comercial Nº 6 de la ciudad balnearia habilitó a un colegio privado a retomar las clases presenciales.

La decisión fue adoptada por la jueza Gabriela De Sábato, quien hizo lugar a una medida cautelar solicitada por un grupo de padres y docentes del colegio Holy Mary of Northern Hills en el marco de un amparo impulsado en la última semana.

Fue la propia magistrada quien realizó una recorrida por la institución ubicada en el Bosque Peralta Ramos de Mar del Plata y habilitó el regreso aunque dejó constancia que la asistencia será “opcional”.

Entre sus fundamentos, De Sábato destacó que en ese edificio se realizaron obras de infraestructura tendientes a mejorar condiciones de distanciamiento social con aulas más amplias. Además, se amplió la cantidad de accesos habilitados.

Clases presenciales: la resolución de la jueza tiene exclusivo alcance para la institución

“En el caso concreto del Colegio Northern Hills, la institución puede garantizar que la presencialidad de las clases en este momento sería segura para los alumnos”, sostuvo la jueza en la resolución firmada este viernes, que tiene exclusivo alcance para la institución en particular.

También tuvo en cuenta un informe de la Escuela de Medicina de la Universidad Nacional y otro de la psicopedagoga Mariela Moline que da cuenta de las “consecuencias” que advirtió en los estudiantes ante “la falta de la presencialidad escolar”.

Por último, la jueza tuvo en cuenta las declaraciones juradas de padres y del personal que trabaja allí respecto a que ninguno de ellos utiliza el transporte público para llegar al establecimiento.

Para la jueza, el informe de la universidad y el de Moline, “permiten tener por acreditados los requisitos necesarios a los fines de la concesión de la cautelar que los amparistas están solicitando”.

De esta manera, la titular del juzgado Civil y Comercial 6 hizo lugar a la medida cautelar peticionada y dispuso que tanto para los alumnos como para el personas docente y no docente, la presencialidad sea optativa: “Se deja establecido que la presencialidad será optativa para todos alumnos de la institución, debiéndose garantizar el dictado de clases virtuales para todos aquellos que opten por no concurrir en forma física a las instalaciones del colegio”.