Una mujer denunció que fue abusada sexualmente en el quirófano del Sanatorio Güemes

0
266

La mujer de 27 años ingresó para una operación de urgencias pero los cirujanos la drogaron y violaron. 

Un grave episodio ocurrió en el Sanatorio Güemes donde, una mujer de 27 años denunció que ingresó de urgencia para operarse de cálculo biliares y la violaron en el quirófano. 

Según la denuncia de Noelia, en el quirófano estaban la anestesista y dos cirujanos, no obstante, en la previa a la operación, la mujer le inyectó una droga supuestamente “para que la anestesia tome mejor” y, a partir de ese momento comenzó a sentirse mal. No obstante, la pesadilla no se descubrió hasta días después de la intervención cuando el esposo de la víctima notó moretones en sus piernas y glúteos.

“Recuerdo haberme despertado en la misma sala con algunas personas a mi alrededor, pero los cirujanos ya no estaban. Con los días el malestar mental y el dolor físico no paraban. Cada que intentaba conciliar el sueño me despertaba sobresaltada o cuando lograba dormirme me quejaba y volvía a despertarme, me pareció muy extraño esto ya que me sentía rara y perturbada. Esa noche seguí con menos dolor, pero con la imposibilidad de conciliar un sueño tranquilo, seguía despertándome sobresaltada, para esto ya era el día 27 de agosto. Me bañé y al terminar mi esposo me ayudó a cambiarme y nuevamente notó las marcas en mis piernas, caras internas de los muslos, glúteos y piernas. Yo apenas podía verme ya que tenía el abdomen inflamado, luego me tomé fotos para poder ver que tenía y fue allí cuando me encontré con el peor de los escenarios: tenía dos moretones grandes en las caras internas de los muslos, los dos de igual tamaño, en las nalgas tenía marca de dedos y golpes en las piernas. Cuando me los logré ver a través de las fotos y del espejo caí en una angustia y miedo que nunca había sentido, esas marcas que solo estaban en mis partes íntimas bajas me estaban diciendo que algo no andaba bien”, comentó la mujer en la denuncia.

A raíz de dicha situación, Noelia fue al Hospital Ramos Mejía para determinar qué había ocurrido. Fue allá donde los médicos confirmaron que había sido lesionada tras un abuso sexual mientras se realizaba la intervención en el sanatorio.