Vialidad:Cristina sorprendió en el juicio y recusó a otro juez del tribunal

0
89

La defensa de la Vicepresidenta, que ya había planteado correr al fiscal de la causa, ahora pidió que se separe al juez Jorge Gorini por presuntas reuniones con Patricia Bullrich cuando era ministra.

Este viernes se reanudó el juicio oral de la causa Vialidad que tiene a Cristina Kirchner como principal acusada por supuestos delitos con la obra pública en Santa Cruz entre 2003 y 2015. En primer término, está previsto que el fiscal Diego Luciani responda a la acusación para removerlo que planteó la defensa de la Vicepresidenta.

Lo mismo hará su par Sergio Mola y el juez Rodrigo Giménez Uriburu. Los tres miembros del poder judicial fueron recusados. Tanto Luciani como Mola expondrán sus argumentos de forma oral, mientras que Giménez Uriburu lo haría mediante un escrito.

Sin embargo, pasadas las 8:30, el abogado defensor, Carlos Beraldi, amplió la recusación y apuntó también contra el juez y miembro del tribunal, Jorge Gorini. El letrado argumentó que tanto Giorgini como Uriburu mantuvieron encuentros con Patricia Bullrich durante su desempeño como Ministra de Seguridad en el gobierno de Mauricio Macri.

Giorgini respondió a las acusaciones. Afirmó que tuvo dos encuentros con la ex ministra. Una de ellas se dio en el marco de la difusión de las imágenes de la detención del exvicepresidente Amado Boudou en pijama y descalzo lo que generó su precupación de que no suceda lo mismo con futuras detenciones que iba a realizar en el marco de la causa por la Tragedia de Once.

La segunda visita, indicó, estuvo relacionada a un pedido que le realizó para que le mantengan el dispositivo de custodia tras haber sufrido amenazas a raíz de la investigación por otro juicio.

El domingo pasado por la noche, la vicepresidenta acusó a Luciani de tener una “asociación ilícita” junto al miembro del tribunal oral federal 2 (TOF 2), Uriburu. La prueba que esgrimió la vicepresidenta es una foto en donde aparecen Luciani y Uriburu vestidos con un equipo de fútbol, en una parte de la quinta Los Abrojos, del expresidente Mauricio Macri, donde se juegan partidos inter country.

Cristina Kirchner agregó una foto en la que aparecen Luciani y Uriburu, también ataviados con camisetas deportivas, junto a Jaime Méndez -intendente de San Miguel que el fin de semana hizo una recorrida con Mauricio Macri– y advirtió que su abogado recusaría “a los jugadores de fútbol”.

La imagen que muestra al fiscal Diego Luciani y al juez Rodrigo Giménez Uriburi posando en el mismo equipo de fútbol amateur (Foto: Página 12)
La imagen que muestra al fiscal Diego Luciani y al juez Rodrigo Giménez Uriburi posando en el mismo equipo de fútbol amateur (Foto: Página 12)

La defensa de la Vicepresidenta no solo planteó la recusación de Luciani, sino que postuló además que debe declararse la nulidad de todo lo hecho por él hasta el momento.

El martes, antes de iniciar una nueva audiencia del juicio, las defensas del empresario Lázaro Báez, el extitular de Vialidad Nelson Periotti, el exministro de Planificación Julio De Vido y el exfuncionario de Obras Públicas Carlos Kirchner, presentaron nuevas recusaciones en sintonía a la expuesta por Cristina Kirchner. Apunaron contra el fiscal Luciani, el otro fiscal de la causa, Sergio Mola, y Giménez Uriburu por supuestos vínculos con el macrismo y falta de parcialidad.

MÁS VÍNCULOS. Entre el matrimonio Kirchner y Lázaro Baez.
MÁS VÍNCULOS. Entre el matrimonio Kirchner y Lázaro Baez.

Tras los descargos, los pedidos de apartamiento serán resueltos, en principio antes del próximo martes, por los otros dos jueces del TOF2, Jorge Gorini y Andrés Basso, y su decisión será apelable ante la Cámara Federal de Casación.

La fiscalía lleva adelante el alegato final en el juicio que apunta contra la Vicepresidenta por el supuesto direccionamiento de la obra pública en Santa Cruz a favor de empresas de Lázaro Báez, sindicado como socio de la familia Kirchner, entre 2003 y 2015.

En sus últimas exposiciones, fiscales consideraron probado que Báez competía contra sí mismo, en lo que catalogaron como “licitaciones ficticias”, que hubo sobreprecios y pagos anticipados de obras no terminadas, y que hubo direccionamiento en todos los contratos que recibió el empresario. También apuntaron contra el hijo de Cristina Kirchner, el diputado Máximo Kirchner.